Misa de Sanación: Lunes 5 de enero, 8.00pm, templo parroquial

Escrito en 02/01/2015 por Rita de Casia en Noticias y Eventos

[fbshare]

FOTO

Todas las Misas son de Sanación para el que pone sus esperanzas en Jesús, ninguna Eucaristía puede ser desvirtuada mas allá de su verdadero sentido de Adoración Sacrificial ÚNICA de la Iglesia.

La misa de sanación es una eucaristía en la que se enfatizan los carismas del Espíritu Santo para dar fortaleza física y espiritual a los fieles.

En latín, salvación se dice salus, palabra que dió origen a “salud”. Esto nos indica que la salvación es salud, o sea, la permanencia en un estado óptimo que es principiado y encontrado en Dios. Las misas de sanación intentan recuperar el estado óptimo perdido a través de la invocación carismática del Espíritu Santo.

Estas celebraciones pueden ser oficiadas por cualquier presbítero, y a ellas acuden principalmente las personas que han perdido la salud del espíritu debido a la desesperanza, la pérdida de la fe o la falta de caridad. De modo semejante, acuden personas aquejadas por enfermedades corporales. Por desgracia, muchos fieles acuden a las misas de sanación como un último recurso y buscando una solución mágica a los problemas que sufren.

Debemos decir que Dios no soluciona mágicamente las enfermedades físicas y espirituales, sino que su Espíritu Santo nos mueve e inspira a buscar una solución. Claro que Dios interviene en la existencia humana para su optimación, pero tomando la naturaleza propia y mejorándola. Por tanto, es recomendable acudir a las misas de sanación si se tiene un problema, pero no debemos buscar soluciones mágicas ni espontáneas. En Dios siempre podemos confiar, pero debemos saber que, no obstante los milagros existen, Dios cura las enfermedades haciendo óptima nuestra naturaleza.
También es recomendable saber que las misas de sanación deben seguir los lineamientos de la liturgia, por lo que las actividades desmedidas como el baile, o el canto inapropiado no son convenientes. Es buena la presencia de la música pues el entusiasmo acerca a Dios, pero todo esto debe desarrollarse dentro de un marco litúrgico apropiado.
Por último, mencionemos que una misa de sanación no es un rito mágico. En una misa,  Dios se hace presente con su poder amoroso a través de los sacramentos. Mientras que la magia intenta reclamar para el hombre el poder que solo es propiedad de Dios. Dejemos que Él nos cambie para bien, que  nos sane y que nos haga felices, pues Él quiere que todos los hombres se salven, o sea, que tengan un cuerpo y espíritu óptimos.


Gabriel González Nares
http://encuentra.com

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social