Confirmación 2014

Escrito en 22/04/2014 por Rita de Casia en Noticias y Eventos

 

PARROQUIA sANTA rITA dE cAISA

 

Las palabras de Benedicto XVI dirigidas a los jóvenes en su viaje apostólico a Chequia: “Queridos amigos, no es difícil constatar que en cada joven existe una aspiración a la felicidad, a veces mezclada con un sentimiento de inquietud; una aspiración que, sin embargo, la actual sociedad de consumo explota frecuentemente de forma falsa y alienante. Es necesario, en cambio, valorar seriamente el anhelo de felicidad que exige una respuesta verdadera y exhaustiva. A vuestra edad se hacen las primeras grandes elecciones, capaces de orientar la vida hacia el bien o hacia el mal. Desgraciadamente no son pocos los coetáneos vuestros que se dejan atraer por espejismos ilusorios de paraísos artificiales para encontrarse después en una triste soledad… el Señor sale al encuentro de cada uno de vosotros. Llama a la puerta de vuestra libertad y pide que lo acojáis como amigo. Desea haceros felices, llenaros de humanidad y de dignidad. La fe cristiana es esto: el encuentro con Cristo. Persona viva que da a la vida un nuevo horizonte y así la dirección decisiva. Y cuando el corazón de un joven se abre a sus proyectos divinos, no le cuesta demasiado reconocer y seguir su voz. De hecho, el Señor llama a cada uno por su nombre y a cada uno desea confiar una misión específica en la Iglesia y en la sociedad”.

En esta línea, proponer a alguien prepararse y recibir el sacramento de la Confirmación es invitarle a entrar en la aventura de su yo más íntimo, de su esfuerzo por configurar su vida y afrontar la cuestión de su sentido, de los motivos para vivir y amar. Un cristiano no es simplemente alguien que tiene noticias sobre Jesús, o que simplemente quiere ser buena persona. Un cristiano es alguien sabe de Jesús, que le conoce de modo tal que desea identificarse con su camino. Y no sólo eso, sino que intenta tomar decisiones desde aquellos valores que Jesús propone. Por ello se pregunta “¿qué haría Jesús en esta situación?; ¿responderá mi decisión a lo que Él quiere?; ¿podré presentárselo como un regalo que se ofrece a un amigo?”. Son cuestiones que llevan a hacer de la experiencia de la fe algo interior, no simplemente un ritual que se cumple pero que no toca el corazón.

Si esto es así es porque el sacramento de la Confirmación pone ante nuestra mirada la acción del Espíritu Santo en la vida de la comunidad eclesial y también en cada uno de nosotros. El Apóstol San Pablo  nos recordaba que “nadie puede decir que Jesús es el Señor si no es por el Espíritu” (1Co 13,3). Sí, la Confirmación nos introduce en esta gran realidad, pues actualiza, aquí y ahora, el gran acontecimiento de Pentecostés, en el que la Pascua de Jesús adquiere toda su resonancia y visibilidad a través del testimonio de los apóstoles. La Confirmación es crecimiento en el camino cristiano que empezó con el Bautismo; es manifestación de la acción del Espíritu Santo, con sus dones y llamadas, para que nuestras vidas se parezcan más a Jesucristo y entremos más a fondo en la vida y misión de la Iglesia, que continúa hoy su obra entre nosotros.

[fbshare]

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social