XXXIII del Tiempo Ordinario(domingo 13 de noviembre) Mateo 25, 14-30

Escrito en 12/11/2011 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

Respondiste fielmente en lo poco, entra a participar del gozo de tu Señor. VIDEO

Lecturas:

  • Prov 31, 10-13. 19-20. 30-31
  •  Sal 127, 1-2. 3. 4-5
  • 1Tesalonisenses 5, 1-6
  • Mateo 25, 14-30

En torno al trabajo, a la responsabilidad… tratan las lecturas bíblicas de hoy. En cada una de ellas nos detenemos:

En el libro de los Proverbios encontramos un canto a la valía de la mujer. Esposa y buena administradora, y la alegría que lleva a su casa. ¿Quién es esta mujer fuerte, tana alabada? Los especialistas de la Biblia hablan de tres posibilidades:

Una esposa y madre ejemplar: una brava mujer que con su trabajo y encantos fascina a su esposo e hijos.

Se refiere al pueblo de Israel que rinde homenaje a Dios, su esposo, con su trabajo cotidiano y su renovada fidelidad.

En una tercera opción se trataría  de una referencia a la sabiduría, presentada como una mujer hacendosa.

En la segunda lectura san Pablo nos habla de la precariedad de la vida. La llegada del Señor es imprevisible y hay que estar preparados y vigilantes. San Pablo une a la vigilancia la sobriedad. La sobriedad es una virtud que nos lleva a abstenernos de todo lo que nubla y aflige la conciencia y el corazón. La vida necesita equilibrio y mesura y esto no se consigue cuando uno desarrolla la vida a tope, como se dice vulgarmente. El cristiano que se mantiene “despierto” y “sobrio”  es hijo del día, desafía la noche, caminando con alegría al encuentro del Señor que viene.

La parábola de los talentos nos lleva a la laboriosidad. Se piensa que al tratar de talentos es hablar de dotes intelectuales o capacidades que Dios da a los hombres. Para el evangelista Mateo talentos son la ocasión que nos ofrece la vida para cumplir las responsabilidades que estamos llamados a asumir; desarrollar las tareas que nos han confiado. El señor de la parábola confía en tres de sus criados, pero dos son los que responden a esa confianza. Estos dos reciben el calificativo de siervo bueno y fiel. Han trabajado, han duplicado lo confiado en ellos. El tercer criado, en cambio se ha mostrado holgazán y es llamado malvado y perezoso. La diferencia entre los dos primeros y el tercero está en la actividad de los primeros y la pasividad del tercero.

Justificando lo injustificable

Es lo que se busca siempre. Excusas y excusas…                Por eso la parábola toma su mayor significado cuando nos lleva a fijarnos en el tercer criado y el dialogo que éste mantiene:                                                                         Señor, sabía que eres exigente, que cosechas donde no siembras y recoges donde no esparces, tuve miedo y fui a esconder mi talento bajo tierra. Jesús invita a sus oyentes a cambiar de mentalidad con el Dios Padre de Jesús y padre nuestro. La verdadera naturaleza de la relación entre Dios y el hombre es el amor. El discípulo de Jesús debe actuar siempre con la lógica del amor y traducir el mensaje evangélico en actos concretos, generosos y atrevidos.

Un tema especial: Varios temas se pueden tomar tomando como base las lecturas bíblicas de hoy. No vamos a fijar en uno el de la mujer. Copiamos esta hermosa página:

El mensaje de los Proverbios es actual. Pensemos, por un momento, todo lo que se escribe, se dice y se habla sobre la promoción de la mujer. Y no tenemos por menos apreciar la ponderada opción de la Escritura en favor de la mujer y de sus derechos. La constitución pastoral La Iglesia en el mundo actual, del Concilio Vaticano II, no duda en tomar partido afirmando que la mujer es la verdadera  compañera del hombre, con total igualdad de derechos, incluidos, el participar plenamente en la vida socio-cultural.

Hay un problema grande. La mujer va pasando de estar esclava en la casa a no pisarla. Esto en parte porque trabaja fuera de casa, pero también hay una tendencia a abandonar todo aquello que antes se tenía como propio y exclusivo de la mujer.  Todo eso exige un replanteamiento serio, asumiendo todo el desarrollo hogareño como una tarea conjunta de los dos esposos. Que no pierda la mujer su feminidad como no debe perderla el varón. Así serán la realidad conjunta de que nos habla el Génesis, Dios creó al ser humano y hombre y mujer los creó

Vamos a terminar con una oración:

Padre bueno, tú sigues realizando grandes obras en los pequeños y en los humildes, ayúdanos a valorar la hermosa vocación de las esposas y madres de nuestras familias. Te encomendamos, Padre, haciendo de tu Palabra oración, a todas las mujeres del mundo, especialmente a las vilipendiadas y ultrajadas por su condición de mujer. Queremos tener presente a María, que bajo la cruz recibió del Hijo moribundo el nombre humilde e inefable de mujer y que antes de Inmaculada, Virgen y Madre de Dios, tiene la condición de mujer.

Protege a todas las jóvenes para que no se en una vida sin sentido, sino que tengan el coraje de afrontar aquellas responsabilidades  diarias que construyen la comunidad, un hogar en la paz y en la justicia.

Padre bueno, te pedimos por las familias faltas de amor, para que sepan aceptarse mutuamente y asuman el reto educativo de los hijos, fundamento de la nueva humanidad.

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social