XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO, CICLO A, Pensar y actuar con sabiduría

Escrito en 12/11/2017 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

XXXII DEL TIEMPO ORDINARIO                                                                                                                                 Ciclo “A”                                                                                                                                       12 de noviembre del 2017

Pensar y actuar con sabiduría es prudencia

En la primera lectura de este domingo, como el libro lo dice, nos propone actuar con sabiduría. Va de acuerdo con lo que nos habla Jesús en el evangelio de diez vírgenes: cinco prudentes y cinco necias.

La realidad de la que habla Jesús tiene su fundamento en la idiotez que, según el diccionario de la Academia, es tonto, falto de entendimiento. Engreído sin fundamento parta ello. Con mi prior el Padre Pedro, solemos conversar sobre la estulticia humana, por qué el hombre llega a tantos fanatismos destructivos, a tantos crímenes incomprensibles… Él dice que desde la racionalidad del ser humano no entiende esas actitudes. Suelo ser un poco expeditivo y le contesto diciendo la frase – bastante fuerte – que escuché hace tiempo por radio: El hombre en el fondo es un canalla, si se descuida, pues piensa y hace una callanada – Persona despreciable y de malos procederesy después hará más callanadas. El hombre – ser racional – que no se guía en su obrar por la razón – que no es fácil si no hay disciplina y no busca la sabiduría, –  perderá la racionalidad, o sea, se queda en puro animal y, como no tiene el instinto como los animales, llegará a realizar tanta maldad que no la podemos ni imaginar.

Lleguemos a lo esencial que es vivir los planes de Dios sobre mí, sobre los demás y sobre el mundo. Una comunidad en progreso y paz para todos. Como digo con frecuencia, la raíz de todos esto está en tener como dioses al poder, al tener y al placer.

Enteraos los más necios del pueblo,                                                                               

ignorantes, cuándo discerniréis?                                                                                

El que plantó el oído, ¿no va oír?                                                                                                    

El que sembró el ojo, ¿no va a ver?                                                                                     

Dichoso el hombre a quien tú educas,                                                                                         

al que enseñaste ley, Señor (Salmo 94 (93) 8-9.12).

 

Textos bíblicos

  • Sabiduría 6,13-17: Fácilmente la ven (la sabiduría) los que la aman; la encuentran los que la buscan.
  • Salmo 62, 1-8: Mi alma está sedienta de ti, Dios mío.
  • 1Tesalonicenses 4, 12-17: Pues si crees que Jesús ha resucitado, del mismo modo los que han creído en Jesús, Dios lo resucitará con él.
  • Mateo 25,1-13: Las que estaban preparadas entraron con el novio en el banquete de bodas.

Comentario a las lecturas

Dios no desea actitudes nuestras en cantidad, sino en calidad. Entre tanta idiotez existente en el mundo, gracias a Dios, no faltan hermanos y hermanas que actúan con sabiduría. Pero ¡cuidado!, nuestra vida es estar vigilando, no tanto haciendo cosas, sino haciéndolas con amor y fraternidad.

  1. Nos detenemos en las que Jesús llama necias y las que llama prudentes. Admiramos a las prudentes, pero pensándolo bien no tanto: ¿por qué no compartieron su aceite? ¿Por miedo a quedarse sin ella? ¿Por falta de solidaridad? Hay que ser prevenidos, vigilantes, pero, fundamentalmente, por qué y para qué hacemos las cosas. Podemos fijarnos quizás más en la falta de previsión que tienen las necias, creo que es lo que intenta Jesús recalcar en la parábola.
  2. San Pablo hace una llamada a vivir más allá de lo que vivimos. La fe en Jesús nos abre las puertas de la trascendencia y allá está nuestro destino definitivo.
  • Debemos actuar con responsabilidad, nos dice el libro de la Sabiduría, porque a Dios lo encuentran los que lo buscan y el encuentro con Dios es para vivirlo con amor y con alegría, seamos de la clase y condición que sea.

Oración

Gracias, Señor, porque cuentas conmigo para participar de ti en una fiesta eterna: las bodas del Cordero, según el libro del Apocalipsis.

Deja un comentario

  • Social