Reflexión Dominical:Amarás al Señor tu Dios

Escrito en 26/10/2014 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

                           Ciclo “A”                                                                               [fbshare]                        26 de octubre del  2014

Lecturas 

v Éxodo 22,21-27: No oprimirás al forastero…  No explotarás a las viudas.

v Salmo 17, 2-4.47-51: Yo te amo, Señor, tú eres mi fortaleza.

v 1 Tesalonicenses 1,5c-10: Vuestra fe en Dios ha corrido de boca en boca.   

v Mateo 22, 34-40: Amarás al Señor tu Dios.  

Amar y ser amado:

Esta frase indica muy bien la necesidad de todo hombre y mujer y que también lo sintetiza san Agustín: El hombre necesita amar y ser amado. No hablamos de instintos o de necesidades sino de procesos totalmente humanos, conscientes y responsables. Dicen los filósofos que cuando nuestro interés se pone en algo que es falso, que no es de la calidad esperada, etc., se siente defraudado, desilusionado, etc.  El problema es toda la terminología barata sobre el amor, confunden, malbaratan valores… no llegan comprender lo que es verdaderamente amar: Darse, entregarse, sacrificarse por el otro.

Cuando uno se siente amado, lo he visto expresado en los ojos de niños y personas humildes, se sienten felices. Y la felicidad es el momento de sentirse amado, valorado, no comparado (la comparación suele llevar desprecio), soy lo que soy sin importar raza, posición social o condición económica. Por eso los momentos más felicites de la vida es lo momentos que se tienen con la persona amada.

 DOMINGO XXX

Pero…¿por qué tantas frustraciones en el amor?

Amamos, sí, amamos, porque necesitamos el amor como el oxígeno que respiramos para vivir; pero ¿sabemos amar? Dicen los filósofos que cuando muestro interés se pone en algo, si este falla, falla toda la persona, brotando la frustración y depresión.

El odio que se tienen a veces los ex esposos, los ex-novios, los ex socios de una empresa y a veces en miembros de una misma familia habían llegado a un grado grande a amor mutuo. Por eso pasar del amor al odio es fácil. En técnicas modernas dirán; fallan los objetivos.   Para mí los objetivos están ahí, tal como son, no cambian porque sea hombre o mujer el que los busca, sino el fallo está en el que busca. Hay que examinar la línea que se sigue, pues se puede llegar a triunfare o superar por no examinarse o por hacerlo a tiempo.

Nuestro amor es Dios:

En esto consiste el amor; no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó (1Jn 4,10).

Amo porque he sido amado. El niño recibe una cantidad inmensa de cariño (amor) durante años de su crecimiento. Ama después porque aprendió a amar y ha sido amado. Es tan personal el amor  y tiene tanto de auto-amor – valga la expresión – que afirman los entendidos que ene le enamoramiento de un chico y una chica hay mucho de lo que el uno pone en el otro (verdadero o falso, de ahí los efectos de permanencia), que es de lo que fundamentalmente se enamora. La consecuencia es así también clara: falsos amores, amores sin fundamento, sin raíces…

Amar a todos:    

Jesús nos explica que el amor a Dios y al prójimo es como una moneda: dos caras. No puede existir una moneda sin doble cara; no puede existir verdadero amor si no van juntos el amor a Dios y el amor al prójimo.

Por eso, amar a Dios y al prójimo es lo esencial en la doctrina de Jesús. Por eso mismo, también, el amor nace del mismo Dios  quien nos ha amado primero (1Jn 4,19) y en la unión en el amor con Dios está nuestra Vida. Nadie puede separar  nada del mundo o de los hombres de la obra de la Creación y especialmente de la Redención, una misma Creación y una misma Redención y para todos.

El vivir oprimiendo, el poner fronteras, el tergiversar historias, el fraude, la injusticia, etc., es lo que aparta del reino de Dios, son los mayores pecados de los hombres.

Nadie puede acercarse a Dios pidiéndole perdón o invocando su ayuda si no está a bien con el hermano… Según el mensaje del pasaje del juicio final (Mc 25,34.46) tenemos que mostrar obras de misericordia y haber sacado tiempo para dar de beber al sediento, de comer al hambriento, de vestir al desnudo, de visitar al enfermo y al preso… Y no es esperar a que ellos vengan a nosotros, sino buscarlos, encontrarlos y ayudarles. No vale el amor teórico, ni los sentimientos: necesita un pan, dale un pan; no tienes un pan para darle, comparte tu pedazo de pan con él; ni eso tienes, pues acompañarlos mutuamente buscando comida.

En la vida cristiana lo esencial es Dios y manifestar eso en obras: Obras son amores y no buenas razones

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social