Primer Domingo de Cuaresma,Mc 1,12-15

Escrito en 24/02/2012 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

 

 

Lectura del libro del Génesis (9, 8-15)

En aquellos días, dijo Dios a Noé y a sus hijos:

“Ahora establezco una alianza con ustedes y con sus descendientes, con todos los animales que los acompañaron, aves, ganados y fieras, con todos los que salieron del arca, con todo ser viviente sobre la tierra. Esta es la alianza que establezco con ustedes:

No volveré a exterminar la vida con el diluvio ni habrá otro diluvio que destruya la tierra”.

Y añadió:

“Esta es la señal de la alianza perpetua que yo establezco con ustedes y con todo ser viviente que esté con ustedes. Pondré mi arco iris en el cielo como señal de mi alianza con la tierra, y cuando yo cubra de nubes la tierra, aparecerá el arco iris y me acordaré de mi alianza con ustedes y con todo ser viviente. No volverán las aguas del diluvio a destruir la vida”.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 

 Salmo Responsorial Salmo 24

Tus sendas , Señor, son misericordia y lealtad

Señor, enséñame tus caminos, instrúyeme en tus sendas;haz que camine con lealtad; enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador. R

Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordiason eternas.Acuérdate de mí con misericordia, por tu bondad, Señor. R

El Señor es bueno y es recto, y enseña el camino a los pecadores;hace caminar a los humildes con rectitud, enseña su camino a los humildes.R

 

Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro (3, 18-22)

Hermanos:

Cristo murió, una sola vez y para siempre, por los pecados de los hombres; él, el justo, por nosotros, los injustos, para llevarnos a Dios; murió en su cuerpo y resucitó glorificado.

En esta ocasión, fue a proclamar su mensaje a los espíritus encarcelados, que habían sido rebeldes en los tiempos de Noé, cuando la paciencia de Dios aguardaba, mientras se construía el arca, en la que unos pocos, ocho personas, se salvaron flotando sobre el agua. Aquella agua era figura del bautismo, que ahora los salva a ustedes y que no consiste en quitar la inmundicia corporal, sino en el compromiso de vivir con una buena conciencia ante Dios, por la resurrección de Cristo Jesús, Señor nuestro, que subió al cielo y está a la derecha de Dios, a quien están sometidos los ángeles, las potestades y las virtudes.

Palabra de Dios.

Te alabamos, Señor.

 

 Lectura del santo Evangelio según san Marcos (1, 12-15)

En aquel tiempo, el Espíritu impulsó a Jesús a retirarse al desierto, donde permaneció cuarenta días y fue tentado por Satanás. Vivió allí entre animales salvajes, y los ángeles le servían. Después de que, arrestaron a Juan el Bautista, Jesús se fue a Galilea para predicar el Evangelio de Dios y decía:

“Se ha cumplido el tiempo y el Reino de Dios ya está cerca. Arrepiéntanse y crean en el Evangelio”.

Palabra del Señor.

Gloria a ti, Señor Jesús.

Homilía: Pan y circo:

En Roma ya desde el esplendor de la república hasta la decadencia con los emperadores habían miles y miles de ciudadanos que vivían sin trabajar, sin oficio conocido, preocupados en no hacer nada. Eso sí, muy exigentes en que el emperador  o gobernante de turno les proveyera de comida y diversión, de ahí la famosa frase: pan y circo. Son palabras de una sátira del gran poeta latino Juvenal refiriéndose a cómo los gobernantes de turno satisfacían los gustos del pueblo. Ha quedado así la frase pasa a un sentido negativo: de despreocupación de la marcha de la sociedad, de despreocuparse… de interesarse sólo en vivir plácida y lo mejor posible. Hay historiadores que hablan que en tiempo de Julio Cesar llegaron a darse vales de trigo y entradas a los espectáculos a más de 200.000 personas, y que tres siglos más tarde, con Marco Aurelio, llegaron a 300.000. No digo que se busque vivir así entre nosotros, pero sí, como lo explican algunos, las mayores preocupaciones de los humanos están en  alimentarse bien y pasarlo en grande, nuevas formas de pan y circo.

¿Qué busca nuestra sociedad?

Dicen que para darnos cuenta de cómo vivimos y cuáles son nuestras preocupaciones debemos fijarnos en los anuncios. Las empresas de estos asuntos saben explotar muy bien el consciente y el inconsciente de los clientes para sacar el mejor partido. Y así en los anuncios encontramos que desean satisfacer hasta lo más difícil de imaginar. Ofrecen el placer de viajar a lo mas lejano y exótico, una gama de carros, electrodomésticos, todo para amoblar la casa, objetos personales desde los más sofisticados a los más simples… ¿No tienes dinero para adquirirlos? No te preocupes, hay “cómodas cuotas” para pagarlos, el préstamo te lo dan al momento, los pagos se prolongan una eternidad…

La oferta que le hacen a Jesús:

Jesús en la escena del bautismo en el Jordán ha sido confirmado por el Padre con estas palabras: Tu eres mi Hijo amado, en ti me complazco (Mc 1,11).  Y a continuación, sin nada de intermedio, dice el evangelista Marcos: Después de esto, el Espíritu lo impulsó hacia el desierto, donde Satanás lo puso a prueba durante cuarenta días (Mc 1, 12). Marcos no dice nada a lo que hacen referencia otros evangelistas, que después de cuarenta días de ayuno, tuvo hambre, etc. Para Marcos los cuarenta días son de tentación. Leer el evangelio de Marcos es enfrentarse siempre a realidades crudas, exigentes… Para Jesús era bueno, sin duda, escuchar la voz del Padre; era bien difícil dejar de lado las llamadas del diablo proponiéndole poder, fama, riquezas, seguridades… El relato de las tentaciones resume y anticipa simbólicamente otros momentos de la vida de Jesús en los que estuvo sometido a esta misma disyuntiva entre la “Palabra de Dios” o de la “palabra humana”. Así Pedro se convierte en palabra humana cuando le indica que no siga el camino de la pasión, y que hace que el bueno del Maestro de dirija a él con estas   palabras duras: ¡Quítate de mi vista, Satanás! (Mt 16,23). En Getsemaní el diablo volverá a buscar a Jesús en su última instancia para que cambie de camino, le propondrá que no pierda la vida por los demás, que no merece la pena, que hay otras realidades fuera de la voluntad de su Padre…

Jesús es el Hijo de Dios; nosotros somos hijos de Dios:

Jesús tiene una conciencia plena y clara de ser Hijo de Dios, pues la Palabra del Padre le ha dado tanta seguridad y le ha iluminado de tal manera su mirada, que ya le resulta imposible confundir la Palabra de Dios con las falsas palabras. Jesús no ha venido para que le lleven en volandas los ángeles, sino para cargar sobre sus hombros a la oveja perdida (Lc 15,5); no va a convertir las piedras en panes, sino a entregarse a él mismo como Pan de vida (Jn 6,51); sus manos no se van a correr ansiosamente sobre las riquezas, porque las necesita libres para levantar caídos, sanar heridos, lavar pies cansados del camino…

En el inicio de la Cuaresma:

Son muchas las cosas que envuelven siempre la predicación de cuaresma: la conversión, la penitencia, el ayuno y la mortificación, la oración… De las reflexiones anteriores escucho la invitación de Jesús a volvernos a la Palabra de Dios y hacia el Dios de la Palabra. Un Dios que nos da la Palabra de salvación no para obligarnos con leyes opresoras o para recordarnos que somos pecadores. Sino para alimentarnos para que seamos felices.

Quiere librarnos de la sociedad que además de presentarnos palabras hueras, que son también falsas. Que nuestras palabras y obras sean auténticas, en consecuencia obremos en rodo con espíritu de bondad.

Señor Jesús:

Nuestra vida, Señor, está vacía sin ti y la quieren llenar de todo, hasta de lo que se opone a tu voluntad. Necesitamos comprender que estás entre nosotros pendiente de lo que hacemos, que estás siempre a nuestro lado para comprendernos, perdonarnos, levantarnos… 

Nos quejamos, Señor, de nuestro mundo. Pensamos que es un lugar inhóspito, reina en él la mediocridad…

Que nuestra fe se alimente en estos días de cuaresma y así nuestros ojos se acostumbrarán a un mundo más bello y hermoso. Porque, nosotros, cada uno de nosotros, trabajamos en ello. Hoy nos comprometemos en ello.

Dios nos segura su amor, nos acoge con cariño… y nos invita a ir detrás de él.

P. José Jiménez de Jubera  

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social