La Ascensión del Señor Mc.28,19-20

Escrito en 24/05/2012 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 1, 1-11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo. Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo, y, apareciéndoseles durante cuarenta días, les habló del reino de Dios.

Una vez que comían juntos, les recomendó:

-«No os alejéis de Jerusalén; aguardad que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que yo os he hablado. Juan bautizó con agua, dentro de pocos días vosotros seréis bautizados con Espíritu Santo.»

Ellos lo rodearon preguntándole:
-«Señor, ¿es ahora cuando vas a restaurar el reino de Israel?»
Jesús contestó:

-«No os toca a vosotros conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad. Cuando el Espíritu Santo descienda sobre vosotros, recibiréis fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta los confines del mundo.»

Dicho esto, lo vieron levantarse, hasta que una nube se lo quitó de la vista. Mientras miraban fijos al cielo, viéndole irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron:

-«Galileos, ¿qué hacéis ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que os ha dejado para subir al cielo volverá como le habéis visto marcharse. »

Palabra de Dios.

Salmo responsorial Sal 46, 2-3. 6-7. 8-9 (R.: 6)
R. Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas.

Pueblos todos batid palmas, aclamad a Dios con gritos de júbilo; porque el Señor es sublime y terrible, emperador de toda la tierra. R.

Dios asciende entre aclamaciones; el Señor, al son de trompetas; tocad para Dios, tocad, tocad para nuestro Rey, tocad. R.

Porque Dios es el rey del mundo; tocad con maestría. Dios reina sobre las naciones, Dios se sienta en su trono sagrado. R.

SEGUNDA LECTURA

Lo sentó a su derecha en el cielo

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 1, 17-23

Hermanos:

Que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo. Ilumine los ojos de vuestro corazón, para que comprendáis cuál es la esperanza a la que os llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos, y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo, resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo, por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro.

Y todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia como cabeza, sobre todo. Ella es su cuerpo, plenitud del que lo acaba todo en todos.

Palabra de Dios.

Aleluya Mt 28, 19. 20

Id y haced discípulos de todos los pueblos -dice el Señor-; yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

EVANGELIO

Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra

+ Conclusión del santo evangelio según san Mateo 28, 16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado.
Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban.
Acercándose a .-ellos, Jesús les dijo:
-«Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.
Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado.
Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

Palabra de Dios

REFLEXIÓN

Subió al cielo:

Al leer los textos bíblicos que hacen referencia a la Resurrección y Ascensión de Jesús me reafirmo en la fe de que se han cumplido las promesas de Jesús que pasaría por la pasión, la muerte en cruz y que iba a resucitar… Su triunfo es nuestro triunfo para darnos la Vida –con mayúscula- para siempre. El cómo recogen los hagiógrafos las escenas, el cuándo y el cómo fue… es una tarea en la que muchos autores han puesto muchos afanes y escrito muchas páginas, pero para mí, adquiere un valor secundario.  Hace unas décadas había un libro que se hizo muy famoso entre los sacerdotes jóvenes… el autor despotricaba sobre la oración del Padrenuestro porque decía Padre nuestro, que estas en los cielos… Pues, para él, debía decir Padre nuestro que estás entre nosotros…No entendían la concepción de un Dios que según la forma de entender del mundo de un judío, precisamente desde el cielo, desde la altura es donde Dios puede ver a todos los hombres, y ayudarles… Para aquel autor y quizás para otros autores actuales me da la impresión que la profesión de nuestra fe: Subió a los cielos y esta sentado a la derecha de Dios Padre… no les parecerá nada correcta… y andarán en lucubraciones de cómo entender los textos bíblicos… No sé en dónde querrán poner a Cristo Resucitado, pero yo quiero fijarme más en la idea israelita de un Dios, que asciende y está en el cielo porque ve a todos y cuida de todos…

El triunfo de Jesús es nuestro triunfo:

Celebramos el triunfo de Cristo sobre la muerte y sobre el mal y debe llevarnos  a tener un profundo  deseo de gustar ya, aquí y ahora, la plenitud que estamos llamados a vivir con el triunfo de Cristo Jesús. ¿Cómo? Jesús nos anima a no dejarnos atrapar por la mediocridad, a no conformarnos por llevar una vida cristiana inconsistente, sino a entregarnos totalmente al seguimiento del Maestro. Creo que en más que en ningún otro podemos poner en boca de Jesús este dicho, que es una llamada a entregarnos totalmente al amor: Corazones partidos yo no los quiero, que cuando doy el mío, lo doy entero.

¿Por qué esta exigencia? Porque el mundo nos invita e incita a una religiosidad incolora, mediocre, a un no sobresalir en nada de moral o religión, a no que no llamemos la atención en estas cosas… Quieren que llevemos un cristianismo oculto, resignado, que nos lleve a la apatía… Y así nos pondrá en peligro de cuestionarnos: ¿Para qué ir a misa, comulgar, confesarse, sacrificarme por alguien? Y ¿para qué cambiar? Nace asimismo el miedo al cambio. Es caer en la práctica en una idolatría. La idolatría de todos esos famosos que llevan en el pecho una gran cruz de gran valor, porque queda bien, pero su dios es el dinero, la fama, el placer…

Volverá:

Admirados los discípulos de Jesús escuchan la voz de dos hombres vestidos de blanco que dicen: Volverá. Sí, había dicho Jesús que se iría y que volvería, que donde dos o tres se reúnen en su nombre él está en medio de ellos; que donde hay auténtico amor, ahí esté.  Donde damos amor, allí está.

PARA LA ORACION

Nuestro mundo, Señor, está atado a la tierra y, muchas veces, es incapaz de elevarse hacia metas y horizontes nuevos porque los cree imposibles. Abre nuestra mirada hacia el futuro. Alienta nuestro ánimo hacia el esfuerzo. Despierta nuestro corazón a la solidaridad. Haz que, contigo, elevemos el mundo hacia los valores que vemos en Ti.

Sin ojos nuevos nadie puede ver en el pan la presencia oculta pero real de los que sufren. Nadie que no descubra tu presencia en él para alimentarnos en la esperanza podrá ver las posibilidades de transformación que el mundo tiene dentro porque Tú se las has puesto. Danos ojos limpios y mirada solidaria para ofrecerte nuestra colaboración en la tarea de transformarnos a nosotros, que. Haznos pan moldeable, haznos vino contagioso. Haznos hermanos.

Siempre es necesario, lógico y natural darte gracias, Dios de la vida, del camino y de la luz. Porque nos acompañas de un modo misterioso en el itinerario vital que cada uno hace por las sendas de la historia y nos transmites energía y esperanza para no caer en el desaliento que podría hundirnos en el cinismo o en el desánimo.

Tú señalas horizontes grandes y elevados que nos invitan a entender que la vida es tarea pero no agotadora ni imposible. Nos inquietas para despertar nuestra intranquilidad mientras hay necesidades que resolver. Nos mueves desde el interior a buscar formas más elevadas de vida, hasta el punto que los seres humanos nos distinguimos por nuestra insatisfacción con el presente.

Nos has hecho, pues, soñadores y buscadores de más altas realidades, pero no nos dejas solos en la ansiedad, estás con nosotros siempre en la vida. Así nos lo ha enseñado Jesús que es tu mejor palabra sobre nosotros y la mejor imagen para entenderte y amarte. Lo has elevado hasta Ti para indicarnos que tiene razón, autoridad y convicción. Lo has hecho nuestro ideal de vida y nuestro compañero de viaje. Te lo agradecemos infinitamente.

No dejes, Señor, que dejemos de cultivar los encuentros en los que celebramos la vida contigo, porque dejaríamos de acostumbrarnos a mirarlo todo con los ojos de la fe que transforman y elevan nuestra visión. Danos tu propia mirada y llena de ternura nuestro corazón para mirar a los demás con tus mismos sentimientos.

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social