Imaculada concepción de María ( 8 de diciembre)

Escrito en 04/12/2011 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

Inmaculada Concepcion de María VIDEO,

LA INMACULADA CONCEPCION  DE MARIA                                                                                                               

Desde una realidad maldita:

Hemos escuchado del libro del Génesis una descripción del drama más profundo de la humanidad: la caída “original”  del hombre, la entrada de la muerte en la historia de los seres humanos. El hombre era inmortal, ahora sigue siendo inmortal, pero debe pasar por la muerte física. Es todo un desarrollo de teología entre leyendas e historias.  Explicamos algunos aspectos:

       I.            El silencio: Adán y Eva pecan y huyen. Se acerca Dios según la costumbre para hablar con ellos al atardecer. Ellos no aparecen y, por eso, se escucha la voz de Dios: ¿Dónde estás? (Gen 3,9b). Adán sale de su escondite, pero no responde a la pregunta. Manifiesta que la relación con Dios no está bien, ya no puede ser aquella conversación de tú a tú. Deja entender por qué se ha escondido con Eva.

    II.            ¿Por qué? Declara Adán abiertamente que le posee el miedo, la vergüenza. Y eso lleva a algo mucho más profundo: el hombre era libre, ahora es esclavo.

 III.            ¿Qué ha perdido con la libertad? Manifiesta Adán el estado de soledad en el que se encuentra; que la relación con la mujer  y la creación son de oposición. Era de amistad y ayuda mutua, ahora es el “otro”, los “otros” son mis adversarios. Hay engaño, se crean oposiciones.

La sentencia de Dios:

Escucha Dios a los culpables. El lector que  ha seguido con interés el relato, espera que sean condenados a muerte. Pues Dios había prohibido comer del árbol del bien y del mal  bajo pena de muerte: si comes de él morirás irremediablemente (Gen 2,27). Deducimos cosas importantes:

v Dios promete la salvación: hay un castigo, la solida del Paraíso, está la llegada de la muerte, pero hay una promesa clara de salvación: Dios se muestra Misericordioso, se pone de parte del hombre contra la serpiente – símbolo del mal – que recibe la maldición.

v La humanidad se salvara: después del pecado, la humanidad queda herida, pero solo en el calcañar, es decir, en una parte no vital, fácil de curar; la serpiente, por el contrario, será herida en la cabeza, será derrotada definitivamente.

v El protoevangelio: El versillo 15 del capítulo tercero del libro del Génesis, que da el anuncio de la victoria del hombre sobre el pecado y la muerte, gracias a la descendencia de la mujer – el Mesías -.

v La madre de los vivientes: Dios llama a la mujer la madre de los vivientes. La mujer colaborará fielmente en la redención de la humanidad.

María:

María es la mujer humilde y sencilla, es una joven que ansía que llegue a cumplirse su matrimonio y su unión con José.

Todo ese largo proceso de matrimonio se trasforma, es llamada María a cambiar y trasformar su vida. Veamos algunos aspectos:

v Una perspectiva de cambio: el ángel Gabriel se presenta en la intimidad de María y le propone un cambio en su vida de parte de Dios. Es virgen, va ser virgen y madre virgen. Todo ello porque va a ser madre de Dios. Y Él espera una respuesta. Y escuchamos una respuesta impresionante: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra  (Lc 1,38).

v La Inmaculada Concepción en la historia: Desde la antigüedad los cristianos y todavía hoy los católicos de la Iglesia Católica Oriental prefieren llamar a María la toda santa, es decir, toda llena del Espíritu Santo y de su gracia. Fue  en la edad media comenzaron muchos teólogos a preguntarse se María había sido enteramente redimida y, por lo mismo, llena de gracia, desde el principio de su existencia. Entre todos sobresale el beato franciscano Juan Duns Escoto, (1265?-1308), teólogo inglés, que influyó en la doctrina de la Inmaculada como ninguno y llevó a la Orden Franciscana a comprometerse en su causa, en contra de la Orden Dominica que con santo Tomas de Aquino no defendían la Inmaculada Concepción. Se hizo famoso con su argumento: convenit (convino), potuit (se pudo), fecit (Dios lo hizo). 

v ¿Qué significa este misterio para la Iglesia? El Catecismo de la Iglesia responde: Para que pudiese dar el asentimiento libre de su fe al anuncio de su vocación era preciso que ella estuviese totalmente poseída por la gracia de Dios. (Catecismo, núm. 490). No existe ninguna gracia, ni para María ni para nadie, que no venga de Cristo; pero Él no necesita para sí mismo, sino siempre para la Iglesia que es su Cuerpo y del cual es Cabeza. Asimismo, toda la plenitud de gracia que recibió María, una vez que la llenó a ella de toda gracia, es a favor de todos nosotros, porque Cristo Jesús desde la cruz nos la entregó como Madre y ella cuida de nosotros. La Inmaculada Concepción es una gracia para la Iglesia.

Oración:  

Señor, recibe complacido el sacrificio que vamos a ofrecerte en la solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María; y así como ella la guardaste, con su gracia, limpia de todas mancha, guárdanos también a nosotros, por su poderosa intercesión, limpios del pecado.

Poderosa María en ser nuestro modelo, en ser nuestra intercesora ante tu Hijo Jesús,  bajo tu amparo nos acogemos. Atiende nuestra suplica, en ti confiamos.  

P. JOSÉ JIMENEZ DE JUBERA RUBIO OAR

 

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social