II Domingo de Pascua:” No sea incrédulo sino fiel “

Escrito en 07/04/2013 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

TOMAS 

Lecturas:

v Hechos 5,12-16: Una multitud  de hombres y mujeres se incorporó al número de los que creían en Jesús.

v Salmo 117, 2-4.22-27: Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.  

v Apocalipsis 1, 9-11ª.12-13.17-19: Estuve muerto, pero ahora vivo para siempre.

v Juan 20, 19-31: Tomás, no seas incrédulo sino fiel.

Buscando comprender las lecturas bíblicas de hoy:

Invoquemos la ayuda del Espíritu Santo para comprender y aplicar a nuestra vida las lecturas bíblicas de hoy:

Þ   El libro de los Hechos nos presenta a los Apóstoles, con Pedro a la cabeza, continuando la obra de Jesús. El trabajo evangelizador de los Apóstoles es confirmado por la fuerza de Dios, manifestada en los milagros. Eso tiene su consecuencia: un crecimiento rápido de los integrantes a la comunidad.

Þ   El salmo 117 nos invita a dar gracias a Dios por su amor misericordioso, creador y re-creador de la humanidad por la redención de Cristo.

Þ   El libro del Apocalipsis, palabra de la cual debemos rescatar su significado original: manifestación de Dios y dejar de lado el sentido negativo con que suele usarse. Describe este libro cómo el Hijo del Padre, Jesús, sale triunfador de la muerte y, por eso, los creyentes en él vamos a triunfar con él. Cristo Jesús quien afirma en el libro sobre él mismo: Yo soy el Alfa (el principio)  y la Omega (el final), el que es. Este reinado eterno de Jesús tiene la siguiente conclusión para cada uno de nosotros: Si Cristo está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros?

Þ   San Juan en su Evangelio nos enseña la importancia de de la comunidad eclesial, que es el cuerpo en el que se nos trasmite la fe (el problema fundamental de santo Tomás es que no cree en el testimonio de sus compañeros, de la comunidad); asimismo la Iglesia es donde se vive la fe, ¿cómo?,  construyendo la reconciliación (a quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados -Jn 20,23-) y también la comunidad construye la paz (Paz a vosotros) y es la Iglesia el medio por el que se construye esa reconciliación y paz. Y, para terminar, viene la misión: Como el Padre me ha enviado, así los envío yo (Jn 20,21). Tenemos la misma misión que Jesús.

Testimonio de la Resurrección:

¿Qué es lo fundamental de nuestra fe? Jesús vivió en la tierra anunciando que la expectativa del pueblo de Israel que llegaría el Mesías y unos tiempos nuevos, se ha cumplido, pues por su Redención crea el nuevo pueblo y para ello murió y resucitó.

Esta realidad nueva la pone Dios en manos de los hombres. Así lo expreso un autor: Cristo ha resucitado y lo que los Apóstoles afirman que han visto a Cristo transformado por la Gloria de Dio, exaltado a la derecha de Dios, constituido Señor, es que la muerte está vencida, el futuro del hombre está en buenas manos, pues está en manos del Dios Amor Eterno.

Mi experiencia concreta:

Se puede hablar mucho sobre la pasión, muerte y resurrección del Señor, pero todo puede quedarse en bonitas palabras, flor de un día, si no llegamos a experimentar lo que celebramos. Por eso, esta pregunta es para mí  y para cada uno de mis lectores: ¿he experimentado la Salvación de Dios en Cristo Resucitado? Recurro, con el perdón de todos, a mi experiencia y a la de muchos que vivieron y viven en situaciones especiales y que son capaces de mantenerse en la esperanza: Creo en la resurrección de la carne y la vida eterna.

Sí. Podemos llegar al límite por la falta de trabajo, por carecer de medios para sostener con dignidad a la familia, o cuando llega la enfermedad o la ancianidad… Y en esas circunstancias viven de la fe porque ellos cumplen la sentencia bíblica: el justo vive de la fe. La fe que no es la del niño que ve a Dios con los mismos ojos con que ve a su padre terreno, a quien lo tiene como el que todo lo puede y que le saca de apuros. Nuestra fe en Dios-Creador está por encima de todo esto y de todos, pues Dios nos encomienda la Creación entera… y el hombre no sabe o no quiere responder a esta tarea. Y Dios Padre, que nos se olvida de las obras de sus manos, envía a su Hijo, Cristo Jesús, quien no solo nos trae al amor, sino que él mismo es el Amor y, practicándolo, nos los enseña.

Me ha llamado la atención el Papa Francisco cuando nos ha dicho: No tengáis miedo a la ternura. Es importante esta llamada pues vivimos en un mundo de improperios, insultos, odios y rencores y en este mundo cruel tiene como cobardía la ternura, el afecto y el cariño con todos. Hay que responder, como cristianos, al insulto con palabras constructivas, con palabras de bien. Responder al insulto con el insulto, a la maldad con la maldad es el camino de los que se empeñan en vivir lejos del Dios Padre del Amor. ¡Tremenda equivocación!

Nuestro compromiso:

Somos  miembros de la comunidad del Resucitado y debemos vivir buscando las cosas de arriba, en expresión de san Pablo, y lo siguiente: Bautizados en la muerte de Cristo para vivir la resurrección.

Aquí entra el perdón, la reconciliación, construir la paz… todo en Cristo Jesús. Amén.

Deja un comentario

  • junio 2017
    D L M X J V S
    « May    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Social