Domingo XIII del tiempo ordinario, ciclo ” C “. 30.06.2019          

Escrito en 30/06/2019 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

Ir a Jerusalén

Jesús decide con entusiasmo y valentía ir a Jerusalén a la Pascua; lo hace de tal manera que los apóstoles se admiran de que, hablándoles de que en esa ciudad iba a ser procesado, crucificado en la cruz. Muerte en la cruz, según san Pablo, oprobio para los gentiles, escándalo para los judíos. ¡Qué admirable es ese misterio de amor!

De ahí la frase admirativa que recogen los evangelizo de la actitud de los apóstoles de la decisión, de la valentía y del compromiso de Jesús para ir a Jerusalén. Esta frase se ha tomado en el lenguaje cristiano para expresar con decisión y valentía la violación Cristian, la vida, el matrimonio, consagración religiosa, el ser laico comprometido… con el ejemplo y estímulo que nos ofrece el Maestro.

Reflexionando me vienen unas preguntas. ¿Cómo entiende y vivo mi vida? ¿Qué busco en las cosas que hago en mi vida? La vida se vive en una búsqueda de discernimiento y compromiso, teniendo en cuenta:

  • A Dios porque de él procede todo lo bueno que hay en mí. En él y con él debo caminar para llegar a lo que estoy destinado: la Vida eterna.

  • Hacia los demás que me han ayudado en desarrollar mi vida, ¡son tantos!, imposible de mencionarlos, comenzando por mis padres, mis tíos, mis hermanas, mis primas que tengo como hermanas, los colocadores – cientos -en las distintas tareas pastorales que me ha tocado desarrollar…

Lecturas bíblicas

  • 1Reyes 19, 18.19-21: Unge como sucesor tuyo a Eliseo…

  • Salmo 15, 1ª-5.7-10.17: El Señor es mi lote y mi heredad.

  • Gálatas 5,1.13-18; Para vivir en libertad Cristo nos ha liberado.

  • Lucas 9,51-62: Cuando se hubo cumplido el tiempo, Jesús decidió ir a Jerusalén.

Vocación

La lectura del primer libro de los Reyes nos pone un ejemplo de seguimiento a la vocación: Eliseo recibe la llamada del profeta Elías cuando estaba arando con la yunta de bueyes, le coloca como símbolo su manto. Elías va detrás del profeta y le decide que quiere volver a despedirse de sus padres. ¿Entiende Elías que no que seguirle? Le dice: Ve y vete, ¿quién te lo impide? El sentido es que le deja en libertad. ¿Qué hace Eliseo? Pues despedirse sacrificando la yunta de bueyes, los aparejos los hace fuego para cocinar la carne e invita a la familia y empleados. Después le sigue. Es un ejemplo magnífico de seguimiento con un total desprendimiento.

En el evangelio Jesús se muestra decidido en seguir su vocación y el evangelista pone en contraposición a tres individuos que ponen condiciones para ser sus discípulos.

¿Qué es la vocación?

Proviene del latín vocare (llamar). Simplificando el concepto afirmó de vocación es dar una especial forma de vivir la vida. La vida es la vocación de todo ser humano, no se puede vivir de cualquier manera, nacemos y nos desarrollamos en sociedad, respeto, me respetan. Ahora bien, esta vocación primigenia para todos se va marcando en vocaciones concretas. No hay que confundir vocación con profesión. Gregorio Marañón célebre médico, pensador y escritor español del siglo pasado tiene un libro en el que habla de la vocación y trata de distinguir una profesión – por ejemplo, el mecánico que arregla un carro para ganarse el pan diario– a la vocación del padre que trabaja por sus hijos. Concretiza el autor y específica estas vocaciones:

  • Maestro: pone su interés en el educando, sabe que sus conocimientos deben estar al servicio de sus alumnos. Debe comer, ganar su sueldo, pero a un buen maestro no se llega nunca a reconocer monetariamente su vocación.

  • Sacerdote: Vida entregada al servicio de Dios y de los creyentes. Son enviados por Jesús: Id al mundo entero y hacer discípulos de todos los pueblos bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Al sacerdocio se asemejan las vocaciones a la vida consagrada, hombres y mujeres que se comprometen en pobreza, castidad y obediencia, normalmente viven en comunidad, a servir al Pueblo de Dios.

  • El matrimonio y la paternidad y maternidad. Quizás sean los aspectos que más se han deteriorado en la actualidad. Es cierto que el relativismo, todo es temporal, nada se puede prometer para siempre, afectado a todo. Me admira cómo se llega al matrimonio en el día de hoy, si lo que hacen ahora muchas parejas, es difícil darle el nombre de “matrimonio”, llamémosle de otra manera para no confundir.

El porqué de la vocación

El sacerdote es consagrado para servir a Dios y a los creyentes en Él. Hace unas décadas atrás se hicieron famosos en distintas partes de la Iglesia los “sacerdotes obreros”. ¿Qué buscaban? Ser un obrero más en una fábrica, en un taller… ganarse así la vida y después ejercer el sacerdocio. Fueron minoría de minorías y sin futuro. Cuarenta y cuatro años trabajado en distintos ministerios en Perú me hace afirmar que nunca hubiera podido trabajar pastoralmente lo que tuve que atender sin una consagración . ¿Cómo estar quince días, veinte y hasta cuarenta y cinco, que es mi récord, en las distintas comunidades? ¿qué sería de mi trabajo o cómo atender a las comunidades?

Hay que afirmar que el sacerdote debe vivir de su minutario, como lo dice san Pablo, pero ¿qué decir de los que enseñan el plumero con su interés por el dinero? Los fieles saben distinguir muy bien y darles o no su ayuda tanto económica como de ayuda pastoral.

Vocación y libertad

Es lo que se cuestionan los que hemos hablado anteriormente del relativismo. Para los pensadores actuales y especialmente los políticos, cada vez más, la libertad no se puede comprometer para un futuro de años o más aún más si es para toda la vida.

Desde la sinceridad – que muchos no la quieren tener, pensar en un matrimonio que el novio o la novia dijesen: Prometo serte fiel mientas no me canse de estar contigo, cuando encuentre a otra persona que me guste más que tú, cada uno por su lado, sería absurdo, ¿no lo Crees? Me imagino que tú presente en un matrimonio y escuchar esto, abandonarías la ceremonia. Muchos, creo son lo que mienten interiormente, ¿dicen con sinceridad lo que prometen?

Vocación sin compromiso serio no es vocación. Para ser fieles a su decisión encuentro que os consideraciones:

  • Entrega, sacrificio que es lo que exige en esencia la donación a una causa, caso del magisterio, del sacerdocio… a una persona y a su causa, como es el matrimonio. Es amar, amar hasta que duela, es una bella y significativa frase. De ahí hablar de sacrificio, de ofrenda.

  • Ofrenda de la libertad, no se renuncia a ella, se elige un campo en el que ejercer la libertad. Es ir construyendo hoy el futuro.

  • Hay que contar siempre con la gracia de Dios, contado con ella en el discernimiento y decisión y en llevar lo decido a la práctica.

Y, ¿la familia?

Al leer el evangelio de hoy da a simple vista una idea quizás falsa de lo que Jesús y los evangelios reflejan de la vocación y la familia. Lo textos proclamados hablan de los condicionamientos que algunos ponen sobre su familia; Jesús, por el contrario, no habla nada de la familia, sino de la decisión y prontitud en seguirle. Es leer a muchos que su vocación no los ha separado de la familia, especialmente de los padres, todo lo contrario, al ejercer su vocación se sienten más unidos que nunca a sus padres y familia. Pueden ustedes permitirme que haga un homenaje a mi querida y recordada madre. Ella nunca se interpuso en que siguiese la formación al sacerdocio; si buscó que yo fuese sacerdote diocesano, para tenerme cerca. ¿Cambió de forma de pensar? Yo no hice nada para que cambiase, seguí mi camino. Dos cosas recuerdo literalmente. El día de mi ordenación sacerdotal estaba contentísima, pero se le escapó decirme: ¿Y ahora dónde? Se asustó meses después al decirle que me iba al Perú: ¿Dónde está ese país? Porque, además, con mi ida los dos íbamos a tardar varios años para vernos. Unos diez años después me decía: Estoy contentísima de que estés misionero en el Perú.

Oración

Señor, tuyo soy, tuya es mi vida, mi libertad… todo lo pongo en tus manos para ser fiel, lo he sido por tu gracia y tú me has ayudado, guiado y sacado más de una vez de la boca del león, como dice un salmo.

Te pido que me ilumines siempre en mi camino. Fortalece mi obrar para que sea el tuyo. Sé que no podré gloriarme de lo que hice o hago, pongo en mis labios las palabras de María al revivir la alabanza de su prima Isabel: El Todopoderoso ha hecho obras grandes en mí. Gracias

P. José Jiménez de Jubera Rubio OAR

Deja un comentario

  • julio 2019
    D L M X J V S
    « Jun    
     123456
    78910111213
    14151617181920
    21222324252627
    28293031  
  • Social