DOMINGO IV DEL TIEMPO ORDINARIO Ciclo “B”:La autoridad de Jesús

Escrito en 01/02/2015 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

 

[fbshare]

 Deuteronomio 18,1-20: suscitaré un profeta como tú.
 Salmo 94, 1-3.6-7.8-9: Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: “No endurezcáis vuestro corazón”.
 1 Corintios 7,32-35: para induciros a una cosa noble y al trato con el Señor, sin preocupación.
 Marcos 1,21-28: ¿Qué quieres de nosotros Jesús de Nazaret?

Jesus Rostro

Jesús es el Hijo de Dios:
Para el evangelista Marcos el tema central en su evangelio es Jesús, como lo es en los demás evangelios, pero con una característica que lo diferencia mucho de los otros evangelios: en el tema Jesús, el Mesías (envido de Dios), que es mucho más, porque es Hijo de Dios.
En el dentro de su evangelio Marcos pone la clave de lo que pretende; es cuando pregunta Jesús a sus discípulos: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Y Pedro responde: Tú eres el Mesías (Mc 8,9). La manifestación plena de su filiación está en su muerte, por eso cuando Cristo muere, es el centurión el que hace la confesión plena: Verdaderamente este hombre era Hijo de Dios (Mc 15,39). Para llegar a estos dos puntos clave, el evangelista ha ido intercalando confesiones de los endemoniados: ¿Qué tienes que ver conmigo, Jesús, Hijo del Dios altísimo (Mc 5,7), algo parecido confiesan los que son curados por Jesús. Les pide silencio porque no será entendido su mensaje hasta su resurrección, cuando sea predicado el Evangelio a todo el mundo.

Nuestra fe:
Nosotros creemos en Jesús, que es la segunda persona de la Santísima Trinidad, por la que todo fue hecho (Jn 1,3), porque es la Palabra eterna que estaba en el principio junto a Dios (Jn 1,2) y vino a su casa (Jn 1,16) y de su plenitud todos hemos recibido gracia tras gracia (Jn 1,16).
La carta a los Hebreos nos da el porqué el Hijo eterno se hace hombre: Por eso tenía que parecerse en todo a sus hermanos para ser sumo sacerdote misericordioso y fiel en lo que se refiere a Dios y expiar los pecados del pueblo (Hbr 2,17).

La autoridad de Jesús:
Llamó la atención a sus contemporáneos, que veían en Jesús un Mesías insospechado. Predicaba con valentía cosas que nunca se habían oído con anterioridad ni pensaban que se podían escuchar. Fundamentalmente en su predicación que Dios era Padre de todos (judíos y gentiles, cuando todavía hoy mantenemos diferencias entre migrantes, a los que llaman pecadores públicos…). Jesús se proponía cambiar el modo de pensar y de actuar respecto a Dios en espíritu y en verdad (Jn 4,24), que llevaba a ver en todo hombre y mujer mi hermano y mi hermana.

El camino de la fe:
Sé que la fe es creer lo que no vemos, así me lo enseñaban de niño en la catequesis, por eso la fe es divina y es humana, porque si sé que existen Moscú o Nueva York es por la fe humana, y así tantas enseñanzas de los profesores, libros, etc. La fe es una opción personal (los que creen en algo fundamental) forman una comunidad que da sentido a su vida.
Desde un tiempo al día de hoy, fundamentalmente por la situación de mi enfermedad, al presentárseme un futuro incierto y el vivir con alegría cada día, he pensado mucho sobre la fe y la esperanza.
Cuando llega la noche solemos quedarnos con miedos y temores, ¿por qué hacerlo si tenemos la certeza de que llegará la luz con el nuevo día? Me sostiene la fe, hecha amor y ternura en mis hermanos del hospital de la comunidad, de la familia, de tantos que se comunicación conmigo de diversos modos…
Así me sostiene la fe en el Dios bueno, que se nos ha mostrado en Cristo al redimirnos y nos fortalece con su Espíritu. Desde esta fe que tengo y es una puerta abierta a la esperanza.

Un Dios único y fiel en un mundo que todo lo relativiza:
Jesús centra su predicación y todo su actuar en Dios Padre, que es el Único, el Absoluto. Esta centralidad de Cristo choca frontalmente con el mundo actual, que en su mayoría todo lo relativiza bajo los intereses del poder, del poder y del placer.
Ya sé que soy yo mismo relativo en esto de los enemigos de siempre de la humanidad.
Nuestra sociedad debería preguntarse: ¿Qué ganaría haciendo esto o lo otro? ¿Me merece la pena? Para la mayoría sacrificio, entrega, amor desinteresado… no tienen cabida.

Dios único y fiel en un mundo lleno de pesimismo:
El pesimismo y el desaliento son dos actitudes contrarias a la fe y la esperanza cristianas. Quizás el poeta Ramón de Campoamor dejó en cuatro versos mejor que nadie, lo que repiten constantemente, sin darse cuenta del relativismo y pesimismo que respiran, muchas personas:
«En este mundo traidor nada es verdad ni mentira todo es según el color del cristal con que se mira».
Indican falta de fe, de esperanza, un fatalismo que anula toda la libertad del ser humano. Como cristianos buscamos algo más, pues como Hijos de Dios estamos llamados a superar con la gracia de Dios las contrariedades de la vida y llamados a ser testigos de lo que creemos. El Hijo de Dios que se entregó a la muerte para salvarnos no va permitir que hagamos inútil su redención.

Oración:
Necesitamos, Señor, aumentar nuestra fe para poder crear como persona y como miembro de una comunidad realidades nuevas.
Que experimentemos en nuestra vida tu amor para construir el Reino., con la confianza en ti y en los hermanos que buscan la verdad y la justicia.
Tú, Cristo Jesús, nos das la confianza necesaria.
Creo, Señor, aumenta mi fe.

Deja un comentario

  • julio 2017
    D L M X J V S
    « Jun    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Social