Domingo II de Pascua o de la Divina Misericordia

Escrito en 26/04/2012 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

Lectura del santo Evangelio según san Juan 20,19 – 31 VIDEO

                                                                                                                 

Fiesta del Señor de la Misericordia  

Fraternidad:

Es la llamada fundamental que veo en la lectura que hemos escuchado del libro de los Hechos: Todos pensaban y sentían lo mismo. Esto sin duda es una utopía, es imposible encontrar varias personas pensando igual sobre un mismo acontecimiento; más personas, más diferencias sobre un mismo hecho… Entonces, ¿qué nos  pide la palabra de Dios? Es una llamada de la Palabra de Dios para buscar la unidad por encima de las diferencias y buscando potenciar lo que nos une. Y esto es fruto del camino del amor.

Y nos encontramos con el amor bien marcado en la lectura que hemos realizado de la primera carta de san Juan: En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos.

Desde la fe:

Creemos en Cristo Jesús, muerto y resucitado, nuestro Salvador. En Él podemos y debemos superar las diferencias. San Pablo lo ve claramente cuando afirma: Un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo, un solo Dios y Padre de todos.  Es el camino de la fe y, por lo mismo, es importante leer y releer lo que nos plantea el evangelio de hoy: Dichosos los que crean sin haber visto.

Fruto del amor es la paz:

Tenía unas semanas atrás un encuentro con un grupo de adolescentes y me hacían una sugerencia importante de su conocimiento de los evangelios, concluían que lo importante para Jesús es establecer una convivencia feliz entre todos. Y decían que es aquí donde se muestra la auténtica fraternidad, la felicidad para todos. Y ponían ejemplos: Puede existir algo más bonito que llegar a casa en paz, y sentirse a gusto en ella porque con todos los miembros me llevo bien; que voy al colegio y voy contento porque me voy a encontrar con compañeros y profesores con los que me llevo bien? Es hermoso poder sentarse a la mesa para compartir los alimentos sin preocuparme quien se va a sentar a mi derecha o a mi izquierda, porque me llevo bien con todos.  Me llamó mucho esta argumentación; es hermosa y lleva a una vida feliz que es lo más importante.

PARA LA ORACIÓN

Abre, Señor, nuestro corazón a tu Palabra y haz que ella penetre en nosotros transformándonos y haciéndonos capaces de tener las mismas actitudes de servicio que tuvo tu Hijo, Jesucristo, que contigo vive y reina por los siglos. Amén.

Te damos gracias, Padre, porque Jesucristo, tu Hijo, nos ha transmitido este memorial que celebramos en la misa de tu amor, haciéndose él mismo una ofrenda agradable a tus ojos, enseñándonos a vivir el verdadero amor y haciendo que a través suyo te glorifiquemos con los ángeles y arcángeles.

 Fray José Jiméez de Jubera Rubio O.A.R.

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social