DIOS NACE EN BELEN

Escrito en 25/12/2014 por Rita de Casia en Reflexiones Dominicales

sagradafamilia6

[fbshare]

Nota:

En este día tan espacial la liturgia pone para la celebración e elegir Isaías 52, 7-11: ¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que anuncia la buena noticia, que pregona la justicia, que dice a Sión: Tu Dios reina!

Salmo 97, 1-6: Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios.

Hebreos  1,1-6: En esta etapa final, nos hay hablado por el Hijo.    

Lucas 2,  1-20; Juan 1,1-14: … y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre. En el principio existía la Palabra y la Palabra era Dios. Y esa Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros.

 

Emmanuel, Dios con nosotros:

Me complace muchísimo comenzar esta reflexión con este pasaje de san Juan de la Cruz: Porque en darnos, como nos dio, a  su Hijo – que es una palabra suya, que no tiene otra -, todo nos lo dio de una vez en esa palabra y que no tiene más qué decir (Subida al Monte Carmelo, libro 2,32).

¡Qué hermoso es detenernos en este pasaje! Dios Padre nos lo ha dado todo al darnos a Cristo Jesús, su Hijo, su Unigénito. Y entonces: ¡cómo no alegrarnos al poder celebrar este acontecimiento sublime en esta Navidad!

Al proclamar hoy con el profeta: nos ha nacido un niño, un hijo se nos ha dado, debe brotar en nosotros al poder celebrar esta realidad inimaginable (la sabemos porque Dios nos la ha revelado) debe hacernos constructores y luego mensajeros de la paz: ¡Qué hermosos son los pies del mensajero que anuncia la paz! Esto es lo que debemos transmitir a través del saludo acostumbrado y tan bonito en estas fechas de desear a todos, familiares y amigos, nuestras felicitaciones navideñas. Evitemos que esta felicitaciones sean vacías de sentido y destinadas a caer en el vacío.

Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros  (Jn 1,14):

No debemos acostumbrarnos ante esta grandeza –  Dios hecho hombre –  porque celebramos que la segunda persona de la Santísima Trinidad, la Palabra eterna del Padre, nos envía a su Hijo Unigénito en la presencia de un niño.  No es como las teofanías del Antiguo Testamento (Dios se manifestaba al pueblo entre truenos y relámpagos, asustándolos), es un bebé, lo más indefenso de ser hombre o mujer. Un niño no asusta  a nadie, pero al acercarse a verlo en Belén nos exige ciertas actitudes.

La actitud de los pastores:

No temáis, os anuncio una buena noticia, que será de gran alegría  para todo el pueblo. Hoy, en la ciudad de Belén, os ha nacido el Salvador, el Mesías, el Señor (Lc 2,11).  Todos estos títulos: Salvador, Mesías, Señor… no asustan a los pastores, cuando el ángel les dijo: encontraréis a un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre (Lc 2,19.

Los pastores fueron corriendo  y encontraron a María y a José, y al niño acostado en el pesebre (Lc 2,16). Vieron… Y se volvieron los pastores dando gloria y alabanza a Dios porque todo lo que habían oído y visto, conforme a lo que el ángel le había dicho (Lc 2,20). Dios nos dice a los que con sencillez, como los pastores, nos acercarnos a Belén: Contemplad mi divinidad escondida, está mi grandeza en la pequeñez de un niño y en la humildad y pobreza del portal: adoradle. Os llenaréis de mi gloria y de mi salvación. Soy el Señor, el que ha de juzgar al mundo, pero contemplarme hoy en la sencillez de un niño, porque mi corazón es humilde y sencillo, como el amor, acogiendo a todos, no rechazando a nadie. Construir la paz, que sea vuestro pan de cada día, porque brota de vuestros corazones, que se solidarizan con los humildes y sencillos en el amor.

Para terminar:

Pongo el texto de la carta a Tito que se lee en el segundo formulario de la misa de Navidad (la de madrugada): Ha aparecido la gracia de Dios que nos trae la salvación para todos los hombres, enseñándonos a que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, llevemos ya desde ahora una vida sobria, justa y piadosa (Tit 2,11-12).

Actuemos, pues, con una vida que nos aparte de todo mal, que nos llene de la piedad de Dios y lleguemos a un servicio pleno a los hermanos en el amor.

 

Deja un comentario

  • agosto 2017
    D L M X J V S
    « Jul    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Social