Nueva Sección – Mensajes del Párroco

Escrito en 07/11/2010 por Rita de Casia en Mensajes del Párroco

 

Queridos amigos,

Iniciamos este mes con la fiesta de la navidad que reúne a los seres queridos en familia. Por fe o por costumbre, todos los años buscamos cómo encontrarnos en esa noche buena y entrañable de recogimiento y cercanía.

Cierto es que la navidad es el anuncio de una buena noticia: la llegada del salvador: Jesús, no solo como un acontecimiento del pasado sino como una actualización del amor salvífico de Dios en nuestra historia humana.

Pero nadie celebra una fiesta sin haberla preparado. El adviento es un tiempo litúrgico que precede a la fiesta de la navidad; son cuatro semanas de intensa preparación y esperanza. ¿A quién esperamos y deseamos que esté con la familia?

Es tanta la intensidad de la navidad que para muchos cristianos, el adviento pasa desapercibido. Celebrar el nacimiento de Jesús lleva a prepararlo con esmero. Por eso, es importante realizar, especialmente en este tiempo, una profunda revisión de nuestra vida cristiana personal y familiar. Evitemos caer en el paganismo y consumismo de esta fiesta, y veamos más bien cómo vivimos nuestro compromiso bautismal en el interior de la familia, en la comunidad de la iglesia y también, fieles a nuestro llamado profético, en la sociedad en que vivimos.

Celebrar la navidad sin la conversión del corazón de los esposos, padres, hijos y hermanos, lleva a lo externo de la fiesta; a una alegría barata y pasajera. La navidad es auténtica alegría en el corazón de cada uno y de toda la familia cuando de verdad se le acoge a Jesús en la hondura del corazón.

El canto de la liturgia de la  iglesia: “Ven, ven, Señor, no tardes”, expresa la necesidad que tiene este mundo de su llegada; de advertir su presencia para renovar la familia y las realidades, en favor de la verdad y la justicia. Nada más contrario a la navidad que celebrarla en la falsedad y las apariencias. Son muchos los pobres y desheredados, los excluidos, los maltratados; seguramente que ellos sí quieren una navidad distinta.

Con motivo de la navidad, invitamos a las familias a celebrarla con la novedad de Jesús. Participemos en las celebraciones de la comunidad parroquial sin olvidar que: “Jesús sigue naciendo allí donde hay un corazón que le abre para dejarlo entrar”. ¡Felices Fiestas de Navidad y Año Nuevo! Bendiciones para su familia, Padre Juan José.

Deja un comentario

  • Social