Mensaje por cuaresma de nuestro pastor

Escrito en 29/02/2012 por Rita de Casia en Mensajes del Párroco

 

Me dirijo por primera vez a Uds.,  a través del Boletín parroquial. Y lo hago con mucho agrado y satisfacción, queriendo que mi saludo llegue  a todos: a los que “están cerca y a los que están lejos”, porque de todos Dios es Padre, y en consecuencia, son mis hermanos.

Mi servicio de párroco es apacentar al Pueblo de Dios que camina en esta parroquia Santa Rita de Casia. Me sentiría feliz, y así se lo pido a Dios, que me vieran cercano a todos, como hermano y amigo, caminando juntos al encuentro del Señor. Parodiando a Nuestro  Padre San Agustín, diría: “Con Uds. soy cristiano, para Uds. soy  el párroco”.  Quisiera ser el Párroco de todos, pero sobre todo de los más atravesados por el dolor. Mi ilusión  es estar cerca de ellos, no solo con buenos deseos, sino sobre todo con mi presencia.

En esta ocasión, en comunión con toda la Iglesia, les invito a vivir la Cuaresma,  a realizar un esfuerzo especial para  celebrar gozosamente  la Resurrección del Señor. Para lograrlo la Iglesia nos llama  a realizar  obras de penitencia, mediante la conversión, que es el cambio del corazón, que consiste en  querer pensar, amar, optar,  decidir  por unos valores, unos principios, unos criterios, que se basen en el Evangelio y en las enseñanzas que la Iglesia nos transmite.
Es una invitación a «fijarse en Jesús», y en los hermanos para estímulo de la caridad y las buenas obras» (Heb. 10,24).  La Cuaresma nos ofrece una vez más la oportunidad de reflexionar sobre el corazón de la vida cristiana: la caridad. Este es un tiempo propicio para que, con la ayuda de la Palabra de Dios y de los Sacramentos, renovemos nuestro camino de fe, tanto personal como comunitario. Se trata de un itinerario marcado por la oración y el compartir, por el silencio y el ayuno, en espera de vivir la alegría pascual.

Hoy resuena con fuerza la voz del Señor que nos llama a hacernos cargo del otro. Dios nos sigue pidiendo que seamos «guardianes» de nuestros hermanos (cf. Gn 4,9), que entablemos relaciones caracterizadas por el cuidado reciproco, por la atención al bien del otro y a todo su bien. El gran mandamiento del amor al prójimo exige y urge a tomar conciencia de que tenemos una responsabilidad respecto a quien, como yo, es criatura e hijo de Dios.

Este es el corazón contrito, esto es lo que busca el Señor que cada uno seamos capaces en nuestro interior, en lo más profundo, de llegar a abrirnos a Dios, a ofrecernos a Dios, de no permitir que haya todavía cuartos cerrados, cuartos sellados a los cuales el Señor no puede entrar.

Que la Eucaristía sea la luz que examina, que escruta, que ve todos y cada uno de los rincones de nuestra alma. Pidamos esta gracia a Jesucristo para que nuestra Cuaresma sea un tiempo de encuentro, de cercanía,  de profundidad en la conversión de nuestro corazón.

¡Feliz Cuaresma para todos!

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social