CUESTA CUAREMAL Y EXPERIENCIA DE RESURRECCIÓN

Escrito en 24/04/2012 por Rita de Casia en Mensajes del Párroco

  SI CONOCIERAS COMO TE AMÓ VIDEO

 

Cada año nos citamos para revivir con Jesús su Pasión, Muerte y Resurrección, para experimentar de cerca: “tanto amó Dios al mundo, que le entregó a su Hijo Único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna.”(Jn 3,16). Es una Semana especial, que marca nuestro ser y nuestro actuar, que deja huellas profundas en quienes durante la Cuaresma han querido reproducir en su vida la vida del Señor. Nos unimos al “varón de dolores” y hacemos nuestras las palabras de Isaías: “…cargó con nuestros dolores, y nosotros lo tuvimos por castigado de Dios, herido y humillado. Pero el fue traspasado por nuestras iniquidades, molido por nuestros pecados” (Isaías 53, 4-5).

Jesús, al cargar con la cruz, quiere cargar con todos aquellos que sufren, soportar sus “cruces” y ayudarles a seguir adelante con ellas. También nos anima a, cargar con los que más sufren, a seguir su modelo de vida.

Pero todo este “drama”, termina con la Victoria del Señor Resucitado: La Vigilia Pascual. Es la Madre de todas las Vigilias, es la Fiesta más grande del año, el punto álgido de nuestras celebraciones. Si la Cuaresma ha representado nuestra historia humana, llena de tentaciones, de cruces, de sufrimiento y muerte, la Pascua es el anuncio de nuestra liberación, de la Vida Nueva, de la Vida Eterna

Que la elección que hagamos por hacernos presentes nos lleve a sentirnos felices y cantar con gozo: “Este el día que hizo el Señor, este es el tiempo de la misericordia”. Las armas que Jesús ha elegido para llevarnos al Padre: son el amor, la humildad y la obediencia.

Al terminar la Semana todo parecerá como antes, pero, en realidad, nada es ya como antes.

Él, la Vida que no muere, ha redimido y vuelto a abrir a la esperanza a toda existencia humana. En adelante podremos con gozo decir: “Pasó lo viejo, todo es nuevo” (2 Co 5, 17).

Todo proyecto y designio del ser humano, esta noble y frágil criatura, tiene hoy un nuevo ‘nombre’ en Cristo resucitado de entre los muertos, Porque ‘en Él hemos resucitado todos’.

El anhelo de todos es querer ser felices: El Evangelio sacia plenamente el anhelo de felicidad que habita en todo corazón humano. Cristo ahora está vivo y camina con nosotros.

Lo veremos, lo escucharemos en medio de nuestros hermanos. ¡Inmenso misterio de amor!

Fr. Víctor García Cereceda OAR Párroco

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social