Con Cristo Eucaristía formamos la comunidad

Escrito en 03/06/2012 por Rita de Casia en Mensajes del Párroco

Salmo 115 (El Cáliz que Bendecimos..)

Queridos hermanos:

Tenemos en nuestro calendario meses muy motivantes.  Uno de ellos es el mes de Junio: Mes del Sagrado corazón de Jesús, día del Padre, Corpus Christi…. y teniendo presente el lema de este mes:   “Con Cristo Eucaristía formamos la comunidad”,  buscaremos  crear una unidad entre todos ellos.

En un mundo en el que las disensiones, las divisiones, el egoísmo personal y social, son las actitudes más corrientes, escuchamos la voz de Cristo: “Te ruego, Padre, que todos sean uno, como tú y yo somos uno”.  Es lo que vemos en la vida de la familia de sangre: si falta la unidad, se origina el caos, la discordia, la rotura de las buenas relaciones que deberían darse. La unidad es la característica de quienes se aman, y ha de ser  el signo visible en nuestra comunidad parroquial. Somos llamados a formar un solo cuerpo, en la que no haya divisiones, porque  tenemos un solo Dios y Padre, un mismo hermano y amigo, Cristo, y un mismo Espíritu que nos lleva a plena comunión de fe. Una comunidad divida es la que está en guerra: unos contra otros. La división es el antisigno de Cristo, que nos quiere ver a todos  unidos. Tan solo seremos “uno en Cristo”  cuando guiados por el Espíritu Santo nos lleve al corazón del Padre y del Hijo. San Pablo nos dice: “El cáliz de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión con la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es la comunión con el cuerpo de Cristo?” (1 Co 10, 16). Al referirnos a la Eucaristía como Comunión, estamos proclamando nuestra unión entre todos los cristianos y nuestra adhesión a la Iglesia con Jesús. Por ello, la Eucaristía es un sacramento de unidad de la Iglesia, y su celebración sólo es posible donde hay una comunidad de creyentes.

Esta comunión que anhelamos en la parroquia, es la unión que deseamos en las familias. Y las fiestas familiares han de contribuir a conseguir esa misma unión, a fin de que desaparezca de nuestro ambiente la palabra “ruptura”, “divorcio”, divisiones… Que la figura del papá emerja fuertemente, porque no en todo lugar tiene connotaciones positivas.  El padre actual ha de ser consciente de sus responsabilidades sin dejar de lado su capacidad. Los expertos señalan que el rol paterno es fundamental para el desarrollo del niño, transmisor de conocimientos, de experiencia… Los hijos le ven cómo un ejemplo a seguir y las hijas buscarán, tras la pubertad, un modelo de hombre parecido a su padre. El modelo de toda paternidad nos viene de Dios Padre, que vela por todos sus hijos y no quiere que ninguno se pierda. Que nuestras familias  se fundamente para su amor en el Amor de Dios, que en Jesucristo nos da cuanto es y tiene.

Que todos crezcamos en unidad y amor y seamos testigos de comunión plena, para que por nuestro testimonio, el mundo crea en el Señor.

P. Víctor García Cereceda OAR

Párroco

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social