Lectio Divina:III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO. CICLO B

Escrito en 23/01/2015 por Rita de Casia en Lectio Divina

[fbshare]

LECTIO DIVINA

 INVOCACIÓN

 Señor Jesús, Tú que en la plenitud de los tiempos, has venido a manifestar el reinado de Dios, que nos has invitado a adherirnos a ese proyecto de amor, convirtiéndonos y creyendo en la Buena nueva, te pedimos que eso que nos pides, seas Tú el que nos des lo que necesitamos para realizar lo que quieres y esperas de nosotros; ayúdanos Señor, a comprender lo que implica seguirte, a ser conscientes de la misión que nos diste, del compromiso que significa asumir tu estilo de vida; regálanos la gracia de conocerte siempre más, asumiendo tus actitudes, aprendiendo de ti a realizar la voluntad y el proyecto del Padre, actualizando así su reinado con nuestra vida y nuestras actitudes siendo presencia tuya para todos los que nos rodean.

LECTURA DE LA PALABRA DE LA PALABRA. Leamos Marcos 1,14-20:

 Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; conviértanse  y crean en la Buena Nueva». Bordeando el mar de Galilea, vio a Simón y Andrés, el hermano de Simón, largando las redes en el mar, pues eran pescadores. Jesús les dijo: «Vengan conmigo, y los haré llegar a ser pescadores de hombres». Al instante, dejando las redes, le siguieron. Caminando un poco más adelante, vio a Santiago, el de Zebedeo, y a su hermano Juan; estaban también en la barca arreglando las redes; y al instante los llamó. Y ellos, dejando a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros, se fueron tras él”.

 Contexto

El texto de hoy es programático: En el kerigma que sale de sus labios captamos qué es lo que Jesús ha venido a decirnos y a darnos; desde el principio Jesús aparece en una relación, maestro-discípulo. Los dos textos nos dan el horizonte fundamental de la obra salvífica de Jesús y del seguimiento.  Pero todo apunta al seguimiento: la pertenencia a Jesús, la comunión de vida con él y con los otros que también han sido llamados

 Marcos comienza el relato del ministerio de Jesús con una descripción sintética de su venida a Galilea (1,14), donde expone el contenido esencial de su mensaje y su exhortación más importante, esto es, el “kerigma”: la “Buena Nueva de Dios”. Lo leemos en estos dos versículos es un “sumario”, una síntesis de lo que Jesús realizó ampliamente, una y otra vez, en su ministerio.

 Texto

 …se ha cumplido el tiempo…, Marcos coloca a Jesús en el contexto de la plenitud de los tiempos, en el tiempo elegido por el Padre, por eso nos dice: “…se ha cumplido el tiempo…” (Mc 1,15), como Aquel que ha venido a revelarnos al Padre, Aquel que ha venido para que conozcamos plenamente el proyecto y la voluntad del Padre, invitándonos a que lo asumamos y nos dispongámonos a recibirlo, de ahí que nos diga:

 “…el Reino de Dios está cerca…” (Mc 1,15). Este Reino de Dios es la expresión en la que el evangelista engloba toda la misión del Señor, que refiere a la actualización y manifestación del proyecto del Padre, que Él vino a manifestarnos y a darnos a conocer la manera de realizarlo y actualizar en nuestra vida.

No es un solitario, alguien que agota en sí su misión, ni que solo busque ser Él el protagonista, sino que llama a algunos para que asuman su misma misión, para que ellos a su vez, hagan lo que Él estaba haciendo, y así ya desde un inicio está perfilando su sucesión, abriendo una brecha y un margen a la misión que daría a la Iglesia después de su partida. En este sentido Marcos nos coloca el llamado de los primeros discípulos, quienes han escuchado el llamado:

 …el reinado de Dios está cerca…, es el contenido de la revelación del Señor, Él viene a mostrarnos de qué manera debemos vivir para actualizar en nosotros el amor del Padre, siendo así, ¿en qué aspectos mi vida, refleja y actualiza el proyecto del Padre?, ¿puedo decir, que como estoy viviendo es expresión del reinado de Dios en mi vida y en mi familia?, ¿en qué…?

 Conviértanse…, es el proceso continuo de la identificación con el proyecto del Padre. Es una tarea que dura toda la vida, es algo que no se agota nunca, porque la meta es la configuración con el Señor Jesús, siendo así, ¿busco confrontar continuamente mi vida, con lo que el Señor quiere y espera de mí?, ¿puedo decir que hago de mi vida una querer vivir el proyecto de amor del Padre?, ¿de qué manera?

 …crean en la Buena Nueva…, creer en el Señor, es adherirse a Él y asumir su estilo de vida, para vivir su voluntad, para ser presencia suya por mi manera de ser y de actuar, siendo así, ¿en qué y cómo demuestro que soy creyente y que busco vivir lo que el Señor quiere y espera de mi?, ¿me siento diferente por lo bueno y por mi búsqueda sincera de Dios?

 Síganme…, es la invitación que el Señor nos hace, es el estar a su lado para empaparnos de su vida y así ser capaces de imitarlo para vivir como Él lo ha hecho, de esa manera, ¿es mi vida y mis actitudes reflejo de la vida y de las disposiciones del Señor?, ¿se nota en mí que estoy en proceso de identificación con el Señor, porque busco hacer vida lo que creo y así me esmero por tener los mismos sentimientos del Señor Jesús?, ¿en qué sí y en qué no?

 “…y los haré pescadores de hombres…” (Mc 1,17). Esto plantea algo que cada uno de nosotros ha experimentado como es el llamado que hemos recibido y así la misión que implica creer y seguir al Señor. Que esto nos ayude a valorar nuestra fe y así darnos cuenta lo que implica llamarnos cristianos.

 MEDITACIÓN

¿Qué me llama la atención y qué impresión me causa este pasaje?, ¿por qué? ¿Cuál es el sentido de cada una de las expresiones que utiliza Marcos para presentar la misión del Señor?, ¿qué sentido tiene cuando dice: “el reino de Dios está cerca” (Mc 1,15)?, ¿qué implica esto?, ¿cómo y cuándo uno percibe la presencia del reinado de Dios? ¿Qué implica para nosotros la invitación del Señor a convertirnos y a creer en la Buena Nueva?, ¿cuándo y cómo lo debemos hacer?, ¿de qué manera esto repercute en nuestra vida?  ¿Qué implica el hecho que el Señor haya llamado a algunos diciéndoles: “…síganme, y haré de ustedes pescadores de hombres…”?, ¿qué implica este …síganme…?, ¿cómo, cuándo, de qué manera fueron pescadores de hombres, qué significa y qué sentido tiene todo esto? Para nosotros que nos llamamos seguidores de Jesús, que ya estamos buscando asumir sus enseñanzas, ¿a qué nos compromete esta invitación?, siendo así, ¿cuándo y de qué manera podemos ser “pescador de hombres”?

 ORACIÓN

Señor Jesús, Tú que eres la manifestación y la expresión plena y total del reinado del Dios,

Tú que eres la Buena Nueva, Tú que eres Camino, verdad y vida, derrama en nosotros tu amor, para que cada vez más podamos vivir tus enseñanzas, imitándote, asumiendo tus actitudes, siendo instrumentos tuyos, para que otros también te conozcan y te sigan.

Derrama en nosotros tu Espíritu Santo para que viendo lo que Tú nos pides que abandonemos aquello que no corresponde a tu proyecto de amor; danos sensibilidad a tu presencia, danos un corazón sensible, para aceptar tu invitación y así cambiar lo que no nos ayuda a ser plenamente felices, como Tú nos propones con tu vida y tus enseñanzas.

 CONTEMPLACIÓN

Dirijamos nuestra mirada contemplativa a Jesús caminando por la orilla, pensativo, silencioso y se acerca después de largo rato a la barca de Andrés y Pedro. Pasa el tiempo y se acerca a mí,  me mira y me llama por mi nombre…Y quiero ir tras él, pero no puedo, porque a mi cuidado tengo muchas cosas, muchas personas, muchos proyectos, que me condicionan. Él me dice que deje todo. Que debo tomar una decisión en la que está la salvación de mi vida…..No se aparta y, aunque bajo mi mirada y miro hacia otro lado, Él espera….Vuelvo a escuchar mi nombre…. y decido…………. seguirle, dejar todo…… Voy tras sus pasos……Es el camino, la Verdad y la Vida. Me siento feliz porque se ha fijado en mí, soy su elegido. Ya no me importa lo que dejo, sino lo que acepto. Llego a mi casa, junto a mis amigos, y les comunico gozosamente esa gran noticia. No me entienden, hablan de otras cosas…. “Señor, te seguiré adondequiera que vayas”

 ACTUACIÓN

Dejaré lo que me impide seguir a Cristo. Renovar mi conversión y buscar los medios que son necesarios para vivir siempre en su presencia y haciendo su voluntad

 

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social