Domingo XXXI del Tiempo Ordinario: Lc.19,1 – 10

Escrito en 08/11/2013 por Rita de Casia en Lectio Divina

[fbshare]

INVOCA

 

Oh Dios, creador y Padre de todos los hijos de Abrahám, concédenos la luz de tu Espíritu para poderte servir de un modo meritorio y digno, haz que caminemos sobre los pasos de tu Palabra demostrando con las obras que somos discípulos del único Maestro que se ha hecho hombre por nuestro amor y por nuestra salvación.

 

LEE LA PALABRA DE DIOS)  LUCAS 19,1-10

 

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: «Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Él bajó en seguida y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador». Pero Zaqueo se puso en pie y dijo al Señor: «Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más». Jesús le contestó: «Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

 

Comentario

Una vez más, Jesús haciendo el camino, signo del camino de la vida que todos hacemos, y encontrando gente en situaciones y actitudes muy diversas, aunque todas con un denominador común. La de ser personas necesitadas. Si algo define al ser humano es esta característica que el evangelio resalta siempre: El ser humano es necesitado, de muchas cosas, pero, sobre todo busca quién le eche una mano y  le ayude a aceptarse a sí mismo. Unas veces es un ciego, otras es un paralítico, otras un cojo que no consigue andar al ritmo normal de los demás, otras un marginado.

La figura de Zaqueo es una descripción sencilla, pero muy profunda, de lo que es el ser humano en su propia comprensión de pequeño, para sus horizontes, de inteligente para compensar sus limitaciones, de incapaz para verse a sí mismo. Hacer el pequeño esfuerzo, inteligente, de auparse sobre el suelo unos centímetros, no físicos sino espirituales, destapa ante nosotros un horizonte humano sorprendente, porque ahí, entre lo que eran muros que impedían la visión, distinguimos a quien está esperándonos para hacer realidad un cambio interior y exterior.

Zaqueo o cualquiera de nosotros, si se encuentra con Jesús, siente que su vida se hace otra y necesita expresarlo con hechos que lo confirmen, acercándose a los demás que son la medida de nuestra distancia o cercanía con Dios. Si antes era un marginado, ahora será un integrado con los otros. Si antes era un ruin acumulador de riquezas para sí, ahora será un comunicador de bienes. Si antes sentía la vida con tristeza, ahora la vivirá con alegría, porque antes estaba perdido y se ha encontrado al encontrarse con Dios.

Zaqueo  sentía unas ganas locas por conocer a Jesús. Jesús hace suyas desde Dios las ganas de Zaqueo, llama a éste por su nombre y entra en diálogo con él: Zaqueo, hoy tengo que alojarme en tu casa. ¡Adiós al muro que separaba a recaudadores y judíos! Transformación interior de Zaqueo más allá de lo que ninguna ley le exigía. En Zaqueo había acontecido el don de la salvación: también él es hijo de Abrahán. ¡Lástima que no todos compartieran  la alegría de Zaqueo! Todos murmuraban: “Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”.

Para que cambie mi vida basta con que yo quiera ver a Jesús, conocerle. Él ciertamente quiere verme, llamarme por mi nombre,  y no precisamente  para echarme un sermón instándome a cambiar; yo mismo lo haré sin necesidad de que Él me lo pida. ¡Y me sorprenderé de la libertad interior con que lo haré!

 

MEDITA (Qué me/nos dice esta Palabra)

 

¿Qué conciencia tengo de estar perdido? ¿Qué hago para compensar los beneficios que obtengo de la sociedad? ¿Tengo necesidad de ser encontrado y salvado?

 

ORA (Qué le respondo al Señor)

 

Oh Dios, que en tu Hijo has venido a buscar y salvar lo que estaba perdido, haznos dignos de tu llamada: lleva a buen fin toda nuestra voluntad de bien, para que sepamos acogerte con gozo en nuestra casa para compartir los bienes de la tierra y del cielo.

Señor, a quien buscamos insistentemente, a veces sin darnos cuenta, porque te necesitamos para poder aceptarnos a nosotros mismos desde la experiencia de tu perdón que es aceptación de todos y de todo. Haz que encontremos la forma acertada de despegarnos de este suelo que nos quiere atenazar.

Te damos gracias porque, con Jesús, te paseas por los caminos de nuestra vida y recorres las calles de nuestras ciudades provocando encuentros transformadores. Eso nos habla de cómo eres realmente el Dios de la realidad verdadera que nos devuelve a nuestro mundo, sin alienarnos ni ilusionarnos con cosas irreales sino con la vida asumida en su dimensión de plataforma que nos conduce a otra vida más plena.

Reconozco que las cosas de la tierra me distraen de lo que es verdaderamente importante: estar contigo, ver las cosas con tus mismos ojos y saborearlas con tu misma sabiduría.

Haz, Señor, que valore la historia, las relaciones con los hermanos, los acontecimientos de cada día con la lámpara bien provista de aceite, de Ti mismo. Para que en los días de oscuridad, tenga la suficiente reserva para seguir esperando en Ti, en tu bondad, en tu generosidad, en tu Amor.

 

CONTEMPLA

 

A Jesús, que siempre busca conocer y realizar la voluntad del Padre.

A mí mismo, que con frecuencia pierdo el rumbo de mi vida con bagatelas que me desvían y me entretienen.

A mí mismo, que cuando estoy con el Señor, me siento firme, con paso seguro, con ilusión, con esperanza, con alegría.

 

6. ACTÚA

 

Viviré la Palabra que el Señor me ha regalado. Actúa como Zaqueo quien humillándose y arrepintiéndose de su pasado encuentra la salvación que viene de Dios en Jesús Cristo buen Samaritano

Deja un comentario

  • septiembre 2017
    D L M X J V S
    « Ago    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
  • Social