CORPUS CHRISTI

Escrito en 21/06/2014 por Rita de Casia en Lectio Divina

[fbshare] corpus

Contexto
Dos signos, multiplicación de los panes y Jesús caminando sobre las aguas, preparan un profundo y vivo discurso sobre Jesús el verdadero Pan vivificante que desarrolla en dos movimientos: Jesús es pan vivificante porque es la Sabiduría de Dios que apaga la sed y es alimento de los hombres; y una segunda parte donde habla de sí mismo, de su carne y de su sangre, como el único verdadero alimento que conduce a la verdadera vida eterna y a la comunión de vida con él y con su Padre. El fragmento de hoy corresponde a esta parte segunda que es la eucarística.

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que come de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. El conjunto del discurso revela una discusión fuerte con los judíos. Los judíos esperaban el milagro permanente del maná, que tuvo lugar en el desierto, como un signo del cumplimiento mesiánico. Sólo él ha bajado del cielo y sólo él ofrece la verdadera vida a los hombres. Jesús mismo es el alimento de los peregrinos que caminan hacia la vida eterna que comienza ya ahora en primicias y se prolonga en la eternidad. Jesús, el nuevo y definitivo maná, es fuente creadora de vida por la presencia del Espíritu ya que la carne no tiene valor sin Él, porque es el Espíritu Vivificador. Es el Cuerpo glorificado de Cristo el que ofrece y garantiza la vida permanente y definitiva para la humanidad.
La Eucaristía es la actualización del acontecimiento salvador de la Muerte y la Resurrección de Jesús (“memorial”). Es un banquete en el que se alimenta el pueblo de Dios que peregrina hacia la vida eterna. Es la afirmación solemne que proclama la Iglesia la presencia real y permanente de Jesús en el Sacramento. Es la experiencia viva de los miembros de la Iglesia. Jesús es el amigo fiel de todos sus seguidores abierto siempre a la intimidad y diálogo vivo con todos. El amigo silencioso que siempre espera a sus amigos.

Disputaban entonces los judíos entre sí: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? El misterio de la Eucaristía fue desde el principio una realidad de difícil comprensión. Jesús es el nuevo árbol de la vida. Los judíos entienden las palabras de Jesús en su sentido material; piensan en el acontecimiento del maná como ocurrió en el desierto. Creyeron que el maná procedía del cielo. Pero Jesús les quiere conducir a la verdad: sólo Él es el verdadero pan ofrecido por Dios. La prueba es que los padres comieron el maná pero murieron, por tanto no era verdaderamente pan del cielo porque en el cielo no existe la muerte. Sólo Jesús ofrece la auténtica vida. Los que participan su oferta en la eucaristía no serán arrojados fuera, han sido que son atraídos por el Padre a participar en la verdadera vida. La oferta de Jesús sigue siendo en la Iglesia la fuente de la vida.

Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. La Eucaristía se ofrece como la fuente de la vida en la etapa de la peregrinación temporal con la espera de disfrutar de la vida para siempre. La Eucaristía es una oferta gratuita para el hombre que le garantiza la vida. Es el alimento de los peregrinos que constituimos la Iglesia. Pero también es la oferta de seguridad de la participación de la vida eterna que nunca tendrá fin. La Eucaristía es la experiencia de la promesa y de la realización del plan del Dios de la vida. Pero el evangelista insiste, recogiendo e interpretando palabras de Jesús, que su carne es verdadera comida y su sangre verdadera bebida. Ayer como hoy los creyentes en Jesús deben acercarse frecuentemente al banquete que proporciona la fuente de vida para todos. Cuando comulgamos encarnamos el sentido de la muerte y resurrección de Cristo, estamos comulgando con la cruz. Nos hacemos Cristo crucificado para los demás, o sea, aquel que da la vida.

No podemos comulgar en la Eucaristía y regresar a la casa egoístas. No puede ser. Cuando comulgamos hacemos alianza con Cristo, nos hacemos uno con Él: ‘Él en mí y yo en Él’. Uno solo. Y entonces la cruz, Cristo con los brazos abiertos dando vida está en nosotros amando a todos los demás.

El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo el que me come viva por mí. La Eucaristía no sólo es la fuente de la vida que proporciona el Jesús resucitado con la fuerza del Espíritu. Es también el encuentro con el amigo Jesús abierto a un diálogo siempre vivo con sus discípulos-amigos. Escondido en el sagrario espera pacientemente siempre a sus seguidores para establecer un diálogo permanente y vivo con ellos. Venid a mí los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré. Y encontraréis el descanso. En la última cena (Jn 15,12ss) enseña y afirma Jesús: vosotros sois mis amigos porque os he revelado todos los secretos. Esta realidad es hoy una oferta para los hombres gratuita y llena de sentido: el encuentro con su presencia real es el encuentro con su amistad silenciosa y profunda. La presencia real de Jesús favorece y fomenta la experiencia de su cercanía. Pero no está sólo Jesús, sino las Tres

En definitiva, Jesús quiere subrayarnos que estamos llamados a alimentarnos del Verbo hecho carne, alimentarnos de Él como Palabra en la que hay que creer, como ejemplo que hay que seguir, como víctima propiciatoria a la que hay que adherirse. Adherirse místicamente, profundamente en un acto sacramental. En términos más sencillos y más pobres, Jesús es la vida del hombre.

MEDITACIÓN

Qué parte del texto ha atraído mayormente mi atención? ¿Por qué? ¿Cuántas veces, en el texto, se usa la palabra vida y qué dice de la vida? Jesús dice: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo” ¿Qué significa esto? Busca una respuesta en el texto ¿Qué nos dice este texto sobre la persona de Jesús: Títulos, funciones, etc.? ¿En qué modo este texto nos ayuda a entender mejor el significado de la Eucaristía? ¿Qué parte del texto ha atraído mayormente mi atención? ¿Por qué? ¿Cuántas veces, en el texto, se usa la palabra vida y qué dice de la vida? Jesús dice: “Yo soy el pan vivo bajado del cielo” ¿Qué significa esto? Busca una respuesta en el texto ¿Qué nos dice este texto sobre la persona de Jesús: Títulos, funciones, etc.? ¿En qué modo este texto nos ayuda a entender mejor el significado de la Eucaristía?
corpus1
CONTEMPLACIÓN

Permanece en silencio. Repite en tu corazón la frase del texto bíblico que más ha calado en ti. Contempla a Aquel que es la Palabra viva. El que coma de este Pan vivirá eternamente
ACCIÓN
Revisaré constantemente mi actitud ante Jesús-Eucaristía. ¿Siento hambre de Él? ¿Me siento bien acompañado? ¿Le agradezco de palabra y de obra, que esté siempre con nosotros?

Deja un comentario

  • agosto 2017
    D L M X J V S
    « Jul    
     12345
    6789101112
    13141516171819
    20212223242526
    2728293031  
  • Social