En el día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, el santo padre Francisco rezó el ángelus

Escrito en 09/12/2014 por Rita de Casia en Enseñanzas de la Iglesia

[fbshare]

PAPA VIRGEN

Ciudad del Vaticano, 08 de diciembre de 2014 (Zenit.org

En el día de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, el santo padre Francisco rezó el ángelus desde la ventana de su estudio que da hacia la plaza de San Pedro, en donde decenas de miles de fieles y peregrinos le esperaban. Y les dirigió las siguientes palabras.

«Queridos hermanas y hermanos, el mensaje de la fiesta de hoy, de la Inmaculada Concepción de la Virgen María se puede resumir con estas palabras: ‘todo es gracia, todo es don gratuito de Dios y de su amor por nosotros’.

El ángel Gabriel llama a María ‘llena de gracia’, en ella no hay lugar para el pecado, porque Dios la ha elegido desde siempre madre de Jesús y la preservó de la culpa original. Y María corresponde a la gracia y se abandona diciéndole al Ángel: ‘Hágase en mi según tu palabra’. No dice ‘lo haré según tu palabra’, sino ‘Hágase en mi…’ y el Verbo se hizo carne en su vientre. También a nosotros nos es pedido escuchar a Dios que nos habla y de acoger su voluntad: ¡según la lógica evangélica nada obra más y más es profundo que escuchar la Palabra del Señor! que viene del evangelio, de la Biblia, el Señor nos habla siempre

La actitud de María de Nazaret nos muestra que el ser está antes del hacer, y que es necesario dejar obrar a Dios para ser verdaderamente como Él nos quiere. Es Él quien hace en nosotros tantas maravillas.

María es receptiva, no pasiva. Así como a nivel físico recibe la potencia del Espíritu Santo, y después dona carne y sangre al Hijo de Dios que se forma en ella, así en el plano espiritual, acoge la gracia y corresponde a ella con la fe.

Por esto San Agustín afirma que la Virgen “ha concebido antes en el corazón que en su vientre”. Ha concebido primero la Fe y después al Señor. Este misterio de la acogida de la gracia, que en María por un privilegio único, no tenía el obstáculo del pecado, es una posibilidad para todos. San Pablo de hecho abre su carta a los Efesios con estas palabras de alabanza: ‘Bendito Dios, Padre del Señor nuestro Jesucristo, que nos ha bendecido con cada bendición espiritual en los cielos en Cristo”.

Así como María es saludada por santa Elisabeth como ‘Bendita entre las mujeres’, así también nosotros hemos sido ‘bendecidos’, o sea amados, y por lo tanto ‘elegidos antes de la creación del mundo para ser santos e inmaculados.

María ha sido preservada, en cambio nosotros hemos sido salvados gracias al bautismo y a la fe. A todos entretanto, sea ella que nosotros, por medio de Cristo, “a alabanza del esplendor de su gracia’, esa gracia de la cual la Inmaculada ha sido colma en plenitud’.

Delante del amor, delante de la misericordia, de la gracia divina derramada en nuestros corazones, la consecuencia que se impone es una sola: la gratuidad.

Nadie de nosotros puede comprar la Salvación, la Salvación es un don gratuito del Señor que viene del Señor, y habita dentro de nosotros. Así como hemos recibido gratuitamente, así gratuitamente estamos llamados a dar. A imitación de María que después de haber acogido el anuncio del Ángel, va a compartir el don de la fecundidad con su pariente Elisabeth.

Porque si todo nos ha sido donado, todo tienen que ser nuevamente donado. ¿De qué manera? Dejando que el Espíritu Santo haga de nosotros un don para los otros; que nos haga volver instrumentos de acogida.

El Espíritu Santo es don para nosotros y nosotros con la fuerza del Espíritu deberemos ser don para los demás; que nos haga volver instrumentos de reconciliación y de perdón. Si nuestra existencia se deja transformar por la gracia del Señor, porque la gracia del Señor nos transforma ¿Verdad?

No podemos retener la luz que viene de su rostro, pero la dejaremos pasar para que ilumine a los otros. Aprendamos de María, que ha tenido constantemente la mirada fija en el Hijo, y su rostro se ha vuelto ‘el rostro de Cristo que más le asemeja’…

… Y no se olviden: la salvación es gratuita, nosotros hemos recibido esta gratuidad, esta gracia, y tenemos que darla. Hemos recibido el don y tenemos que volver a darlo a los otros.

A todos les deseo buena fiesta y un buen camino de Adviento  bajo la guía de la Virgen María. Por favor, por favor no se olviden de rezar por mi».

3 Comentarios

  1. violeta diminich 11/12/2014 en 6:34 pm

    La Madre Inmaculada, es por excelencia nuestra .Madre universal,modelo de Amor,Servicio.Humildad y Pureza,es el modelo perfecto Hoy ,manana y siempre .Desde mi infancia estuvo ahi a mi lado ,siempre la siento que me acompana y proteje,la siento tan cerca y siento en Su silencio Su compania,no solo a mi Sino a mis hijos .La ama.os con todo nuestro Amorphous

  2. Somos bienaventurados de tener a la Madre de Dios y Nuestra Madre como la mejor intercesora por nosotros ante el Señor, la mas amada.
    El mejor ejemplo de humildad para la humanidad y especialmente para nosotras las muejres

  3. MARIA ES MI MADRE , esto lo aprendi desde muy pequeno en casa de mis padres , donde teniamos una bella imagen de la VIRGEN INMACULADA , patrona de mi colegio y de mi familia .

    ELLA siempre cuido de nuestra familia y nos ama mucho .

    Nosotros , los alumnus y ex-alumnus de la Inmaculada , de los jesuitas , nunca nos olvidamos de nuestra madre y siempre la recordamos y la tenemos npresente , generalmente llevamos con nosotros una estampa de ELLA , donde se lee : ” Bajo tu manto sagrado mi madre aqui me dejo ” , Hermosa frase de amor y confianza en quien nos enseno a entregarnos y a confiar en nuestro PADRE desde el vientre de nuestra madre , como MARIA lo hizo , desde el prtimer momento de la consepcion creyo y amo , hasta dar la vida por el , a su bien amado hijo , nuestro buen JESUS .

Pingbacks

Deja un comentario

  • julio 2017
    D L M X J V S
    « Jun    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
  • Social