XXVIII Del tiempo ordinario (Domingo 09 de octubre) Mt.22,1 – 14

Escrito en 08/10/2011 por Rita de Casia en General

Invitación de Jesús a entrar en el Banquete del Reino (VIDEO)

Is 25,6-10; Sal 22;Flp 4,12-14 ; Mt 22,1 – 14

 Al profeta Isaías: El texto del profeta nos presenta el banquete mesiánico que el Señor de los ejércitos preparará en lo alto del monte, en Jerusalén. Desde la perspectiva mesiánica el banquete se  celebrará en la nueva Jerusalén, la celeste. 

v San Pablo recomienda los Filipenses que sean generosos. Dios que es rico en misericordia, atenderá todas sus necesidades.

v En el evangelio Jesús toca el tema del banquete del Reino de los cielos. Los invitados no quieren asistir, poniendo mil excusas. El rey toma una decisión admirable: manda a sus criados que inviten a todos lo que encuentren en donde sea y lo lleven al banquete. El relato recalca algo: uno ha llegado al banquete sin traje de fiesta y esto es sí una gran ofensa: en aquel entonces las invitaciones que eran de  varios días incluían la ropa que que se iba a usar. Ese invitado tiene un desprecio total no sólo al  rey, sino a los demás invitados.

v En el salmo responsorial  nos ha dicho el Señor: que prepara una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unge la cabeza con perfume y mi copa rebosa. Porque tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término.

Seamos felices:

Meditando las lecturas de hoy me encuentro con una interesante llamada a vivir en la felicidad, en la fiesta del Reino de Dios. Para ello nos quiere el buen Dios junto a Él, que nos dejemos llenar por su gracia. No permitamos que las ansias de tener sin control o buscar el placer a costa de todo, nos lleven a la infelicidad.

Dios quiere una felicidad para todos:

Nadie está excluido del banquete. Se trata en la parábola de un rey especial que para la fiesta de las bodas de su hijo no guarda las formas y convicciones sociales e invita todos; igual en una misma mesa a malos y buenos, impuros y puros. ¡Qué escándalo para los oyentes de Jesús, maestros de  la ley, que se creían tan puros y eran amigos de despreciar a los demás! El Dios de Jesús es el que quiere reunir a todos sus hijos en torno a la misma mesa.

Dios sí nos pide una contraparte: no despreciar el vestido de fiesta que Él nos ofrece.

El banquete de la Eucaristía:

El gran banquete para nosotros los cristianos es la cena del Señor con sus hijos y es la Eucaristía que celebramos como creyentes e hijos de Dios, siguiendo el mandato del Señor: Hagan esto en memoria mía. Es una misma celebración con una doble participación:

  • Ø La mesa de la Palabra, lectura de la palabra de Dios, comentario, reflexión, oración…
  • Ø La mesa de la comunión en la que compartimos un mismo pan y un mismo vino, que ya no lo son, aunque mantengan sus formas, pues son la carne y la sangre de Cristo, como Él nos lo ensenó: Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. Quien come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna.

También Jesús nos llama a todos a la Comunión. ¿Eres digno? ¿Te sientes indigno, pecador? ¿Puedo participar plenamente en este banquete? No sólo te invita, te pide que lo hagas para que tengas vida.

Soy indigno, puedes decir. Pero, no. Jesús ha dejado a la Iglesia y a nosotros el sacramento de la reconciliación. Un corazón contrito, sincero que recibe el sacramento del perdón es abrazado por el mismo Cristo y le coloca el vestido de fiesta.

Un Comentario

  1. Suely, Lucilia, Ze9 Paulo, palavras imttnoarpes de ouvir, pois percebo que a solide3o e9 inimiga da sanidade, nada como ter pessoas em torno que nos validam.Esse post acima e9 uma manifestae7e3o contra a invalidae7e3o, ne3o a minha, mas a um projeto que comee7o pelo que li, oue7o e se refore7a a cada dia, incluindo seu depoimento Ze9, de se trata de um ato poledtico de questionamento a um tipo de academia.Lu, a orae7e3o da serenidade diz que temos que ter coragem para as coisas que podemos mudar . E esse tipo de mudane7a ne3o e9 solite1ria, apesar do sofrimento atingir o indedvedduo isolado.Por isso, achei que deveria expor a queste3o, pois me senti bem seguro do que deveria fazer na prova e me espantei com a avaliae7e3o.Procuro ne3o perder o problema que temos que atuar: minimizar as consequeancias danosas e potencializar as positivas que a rede digital traz para a sociedade nesse se9culo que entra.c9 uma atitude filosf3fica.A sobreviveancia, por outro lado, nos empurra para conceder.E este e9 o jogo, ate9 onde vamos para sobreviver e deixar de ser.E nisso vai contida a estrate9gia de poupar para poder ter serenidade em algumas escolhas e independeancia para poder se portar de forma digna em alguns momentos.Acredito que todo corpo que se fecha em si mesmo, como se ne3o pertencesse e devesse mais explicae7f5es a um mundo do lado de fora acaba sendo rejeitado por este.E fica algo transitando meio sem vida, sem importe2ncia, se releve2ncia, sem interfereancia como regra, com honrosas excee7f5es.c9 algo que vai sendo consumido pela falta de energia que circula .procura-se o homogeaneo e ne3o o heterogeaneo, reproduzindo a mesma falta de energia, num cedrculo cada vez mais turvo.c9 isso, agradee7o de corae7e3o as validae7f5es e saibam que alimentam muito ne3o sf3 nesse episf3dio, mas se3o coisas que ficam como refore7o para as difedceis ope7f5es na vida, quando procuramos viver com conscieancia e dignidade a cada momento.PS- Ze9, se a revista x ne3o quis o seu texto, manda para a z se mesmo essa ne3o quer, publica na rede e pacieancia .pensei na frase: Quando a inconsisteancia acha o impasse, muda o discurso; a consisteancia, procura outro pfablico . Valeu,Nepf4.

Pingbacks

Deja un comentario

  • diciembre 2017
    D L M X J V S
    « Nov    
     12
    3456789
    10111213141516
    17181920212223
    24252627282930
    31  
  • Social