f0dc1247ae0b0c3b1369b0d383522f67A veces no captamos del todo lo importante que es tener la presencia del Espíritu. nos enseñan las escrituras que Jesús enseñó a sus discípulos a pedirle al Padre el don del Espíritu Santo y de hecho les afirma que quien lo pida Dios se lo va a conceder (Lc 11, 11-13). La pregunta puede ser: ¿para qué necesitamos al Espíritu Santo? Se puede decir que el alma no tiene vida si el Espíritu de Vida no la vivifica. La persona no experimenta la paz si el Espíritu de la Paz no habita en ella. La inteligencia no posee la verdadera sabiduría si el Espíritu de la Verdad no la ilumina. Los débiles no tienen fuerza si el Espíritu de Fortaleza no los sostiene. Los cristianos no pueden ser hijos del Padre si no poseen el Espíritu del Hijo que los cristifica. En definitiva, el hombre no tiene amor si el Espíritu de Amor no le infunde su amor en su corazón. Así es que, si queremos tener vida, si deseamos vivir en paz, si necesitamos la fortaleza, si deseamos sabernos hijos de Dios, si queremos amar, debemos implorar el don del Espíritu Santo.

[fb_button]