Esta Navidad llega el Niño Dios

Y nos trae como regalo al Papa Francisco

 ChristmasNavitypapa_francisco

Queridos feligreses:

Sin darnos cuenta, estamos terminando el año 2017. Parece que fue ayer cuando lo estrenamos, y ya hemos entrado en el último mes. Cada uno tendrá su propia experiencia que recordar, revivir y contar. Curiosamente, todos hemos vivido las mismas realidades, aunque de distinta manera.

Estimados feligreses, todo pasa y todo queda. Sólo Dios basta, en palabras de Santa Teresa. Todos podemos preguntarnos: ¿Qué me queda de este año, qué rescato del mismo, qué huella ha dejado en mi vida?

Sean cuales fueren nuestras respuestas, el Señor, nuestro Dios permanece, el Dios de la Vida subsiste. Para nuestra dicha, su misericordia no tiene medida.

Por eso, nos alegramos, miramos el futuro con paz y con ilusión. Él está siempre llegando a nosotros… Él mismo es Adviento permanente, vital, eterno… No se cansa, no se agota, no se gasta. Es amor sin medida. Pleno. Es Dios.

Hermanos, este año viene de nuevo el Niño Dios, pero con cierta originalidad y novedad: Nos trae al Papa Francisco como regalo. Esta Navidad va más allá de diciembre, supera el año 2017, se prolonga hasta mediados de enero del 2018, y más allá… Todo es posible para el que cree.

El Amor del Niño Manuelito no tiene medida, no se gasta… Todo lo hace nuevo por la fuerza del Espíritu de Dios.

Estimado hermano, apreciada hermana: No lo dudes; el Señor te quiere con pasión. Trata de vivir y sentir esta Navidad con todas tus fuerzas, con toda tu alma. No lo dejes para el próximo año.

Revisa este boletín y descubre las llamadas que Dios te dirige para que te integres más plenamente a tu familia, a la comunidad parroquial, a la Iglesia del Perú que recibe al Papa.

El Niño Dios te espera en la Corona de Adviento, en el Misterio de Belén, en la práctica sacramental de la misa dominical y confesión. Recíbelo y adóralo. Participa con pasión en todas las actividades de la Navidad y de la Venida del Papa Francisco. Es una oportunidad única en tu vida. No se te ocurra desperdiciarla.

Contamos contigo. El divino Niño te espera. Dios te bendiga, y se prodigue en tu familia. Recuerda: Lo mejor de tu vida está por llegar. Con estima personal, p. Ismael, párroco.  

[fb_button]