“LO MEJOR, PARA DIOS”

Queridos feligreses:sagrado-corazon-nervion

Recién hemos concluido el tiempo de gracia que cada año nos ofrece la Iglesia como el medio más adecuado para la renovación personal y comunitaria. Han sido noventa días, cuaresma y pascua, en los que hemos celebrado la vida, pasión, muerte y resurrección del Señor.

A estas alturas del año litúrgico, la Parroquia debería presentarse como una comunidad renovada, viva, alegre, fraterna, solidaria, llena del Espíritu, enviada a evangelizar con poder y convicción a todo el mundo.

Y toda esta vigorosa floración sería, y es necesariamente, el fruto de un encuentro con Cristo vivo. Es Él en persona quien nos ha buscado y ha dado con nosotros, nos ha encontrado y nos ha brindado su amistad, llenándonos del amor del Padre y de la paz del Espíritu Santo, domingo tras domingo.  

Por eso hemos titulado este boletín con esta frase: “Lo mejor, para Dios”. Sí, todo lo mejor que tengamos, nuestra propia vida, entreguémosla a Dios por amor. Él se merece todo eso y más. Sólo Él es digno de toda bendición. Lo que importa es la gloria de Dios. Pues para eso fuimos creados, para conocer y alabar a Dios, para cantar sus maravillas y contarlas a nuestros hermanos.

Y para lograr ese objetivo, esmerémonos en cuidar todo aquello que usamos en el culto y adoración de Dios: como son la iglesia, el sagrario, la capilla del Santísimo, los vasos y ornamentos sagrados… Es elemento fundamental del carisma agustino recoleto: La prioridad de lo divino.

Como fruto de esta renovación, y justo al comenzar junio, mes dedicado al Corazón de Jesús, la Parroquia estrena dos mejoras materiales orientadas a la mayor gloria de Dios, que es a la vez bendición para su pueblo: Servicio de aire acondicionado frío-calor en la capilla del Santísimo, y pantallas tv para la proyección de cantos, videos, guiones litúrgicos… en la iglesia.

Siguiendo las disposiciones de nuestros pastores deseamos formar la Asociación Parroquial del Santísimo Sacramento. Desde estas líneas, invitamos a las personas que deseen ser miembros de la misma y promotoras de la devoción al Santísimo Sacramento, la primera de todas las devociones.

Y con la segunda mejora, queremos inyectar en las celebraciones mayor formación litúrgica y entusiasmo; y fomentar la participación de la feligresía sobre todo en las misas dominicales. Contamos con la colaboración de todos, en particular de los agentes de la pastoral litúrgica.

Que todo sirva para la gloria de Dios, satisfacción de la feligresía y crecimiento de la comunidad parroquial. Con afecto, su párroco, p. Ismael

 

[fb_button]