PRIMERA ESTACIÓN: Jesús es condenado a muerte  En  nuestra  comunidad,  ¿actualmente  de  qué  manera están condenadas a muerte nuestras familias?  Cuando  en  las  familias  ya  no  le  dan  el  valor, sentido, interés  y  dedicación  a  la  educación  de  los  valores humanos,  la  familia  entra  en  crisis  desde  su  corazón familiar  y  entra  el  desorden,  la  división,  el  pecado,  la desobediencia  y  la  falta  de  amor  destruyendo  la armonía, la fe, la unidad. Es  fácil  percibir  en  una  familia  como  se  va desmoronando el amor. Cuando viven como si Dios no existiera, siempre en pleitos y discusiones sin razonamiento. Manifestando  caprichosamente sus impulsos.  Que cada uno de nosotros reflexione como vamos condenando a muerte la unidad familiar y la comunicación, acerquémonos a Dios fuente de unidad y amor para recuperar la felicidad y alegría que se han perdido en el hogar.

OREMOS POR LAS FAMILIAS DE TUMBES QUE ESTAN SUFRIENDO LAS CONSECUENCIAS DE LA FUERZA DE LA NATURALEZA

SEGUNDA ESTACIÓN: Jesús con la cruz a cuestas  La cruz a cuestas sobre nuestros hombros hoy día, son aquellas situaciones difíciles que vamos enfrentando con fe, valentía, disposición y amor en nuestra vida personal y  familiar.    Problemas,  angustias,  necesidades, enfermedad,  crisis  económicas,  problemas  delicados, etc.  pero  también,  ¿Qué  cargamos  sobre  nuestros hombros y que no nos santifica ni nos dan merito  ante Dios ni ante los hombres? Son aquellas vanas cosas que nos  quitan  la  paz  y  el  gozo  espiritual.  Los  vicios, defectos,  venganza,  odio,  maldad.  También,  la irresponsabilidad,  la  ociosidad,  la  desidia,  la  vida comodina, los pecados capitales, etc.   Reflexionemos como vamos caminando en la vida en la familia y cada uno de nosotros y reconozcamos  que estamos llamados a  renovar propósitos para crecer como personas y como hijos de Dios. Propongámonos retomar las cosas buenas que nos hacen felices y alegres.

OREMOS POR LOS HERMANOS DE PIURA Y SUS AUTORIDADES

TERCERA ESTACIÓN: Jesús cae por primera vez 

Seguramente  ustedes  padres  de  familia  recordaran aquellas primeras veces cuando sus hijos/as cayeron por primera  vez  en  algún  vicio  o  error  significativo.    Esas primeras  veces  son  delicadas  pues  si  se  repiten conllevan a un hábito que se torna frecuente y que puede condenar a la persona en un error más grave. Ante esta realidad hay todavía padres ciegos que no quieren ver ni modificar ese error en sus hijos/as y se hacen cómplices del mismo error que sus hijos/as cometen.  Que los padres de familia pierdan la cobardía y puedan enfrentarse a un mal que  a  tiempo  puede  modificarse  y  no  lamentarse  cuando  sea  ya  tarde. Recordemos que los valores no pierden su valor y sentido si tú y yo no los vivimos. Pero hay mayor satisfacción viviéndolos cada día.

OREMOS POR LOS HERMANOS DE CHICLAYO

CUARTA ESTACIÓN: Jesús encuentra a su Santa Madre 

En nuestra cultura el valor de una madre de familia tiene mucha importancia en nuestra sociedad que cuando se atenta contra alguna de ellas propicia desconcierto. Lo mismo sucede con Nuestra Santa Madre la Virgen María. El maligno atenta contra ella, pues llena de Gracia supo responder al llamado de Dios y su cometido, es decir, su plan  de  Salvación.  El  maligno  atenta  también  contra nosotros pues desea desviarnos de ese amor Mariano y ponernos contra ella, la Bendita entre todas las mujeres, y  no  accederemos  a  violar  el  pensamiento  de  Dios  de darnos a María, como Madre e intercesora nuestra.   Que todos acudamos al auxilio de María, nuestra Santa Madre con el fervor diario  de  la  Oración  a  Dios  por  intercesión  de  Ella,  la  preferida  de  Dios. Tengámosle un amor predilecto pues Ella, tiene en primer lugar el amor de Dios eternamente.

OREMOS POR LOS HERMANOS DE LA LIBERTAD

QUINTA ESTACIÓN: El Cirineo ayuda a Jesús a llevar la cruz

En  nuestros  tiempos,  la  solidaridad,  la  ayuda  al necesitado ya no se dan de manera cotidiana, generosa como  antes.  Cada  uno  de  nosotros  solo  piensa egoístamente  por  sí  mismo  y  los  de  su  familia.  Toda persona fuera de su familia ya no importa en casi nada. Pero,  seguro  estoy  que  cada  uno  de  nosotros  hemos sido  ayudados  por  personas  que  poco  nos  conocen, pero  su  apoyo,  ayuda,  consejo,  luces  para  la  vida,  su presencia han estado ahí en el momento correcto.   Quienes hemos perdido el sentido y el valor de ser solidarios, es momento de reconocer que necesitamos recuperar aquellas cualidades que el mundo nos  ha  quitado.  Cada  uno  de  nosotros  se  hace  más  persona  viviendo, practicando  aquellos  dones  que  Dios  nos  ha  regalado.  No  los  tires  a  la basura como aquel a quien le dieron un talento para trabajarlo y prefirió por egoísmo enterrarlo para no dar cuentas buenas a su patrón.  Ojala que estas ideas, la oración y la buena disponibilidad nos favorezcan trabajando los dones perdidos.

OREMOS POR NUESTROS HERMANOS DE ANCASH

SEXTA ESTACIÓN: La Verónica limpia el rostro de Jesús

Al  meditar  esta  estación  viene  a  la  mente  una característica muy significativa y que nos enseña mucho y es la valentía, el atrevimiento, la audacia de esta mujer conocida por todos LA VERONICA.  Actualmente  muchos  son  atrevidos  para  defender  lo incorrecto,  la  mentira  en  la  familia,  en  la  calle,  con  los amigos,  etc.  ¿Por  qué  no  mostrar  esa  audacia  / atrevimiento  para    conocer  mejor  la  fe  católica?  Hay veces que la gente defiende inútiles objetivos, metas.  Y no miran  hacia la  Luz, la  Verdad  y defenderla. ¿Porque no hay atrevidos para ir a misa, para estudiar la biblia, para vivir los valores, para enseñar a sus hijos lo bueno, para corregirse en familia? ¿Por qué no hay arriesgados para evangelizar, para colaborar en el Reino de Dios?

Que todos limpiemos el rostro de nuestro pueblo de aquellas sucias manías que tenemos y recobremos la transparencia, la pureza de corazón y mostrar la alegría del Señor que vive en nuestra comunidad con valores y virtudes que construyen. OREMOS POR NUESTROS HERMANOS DE ICA

SÉPTIMA ESTACIÓN: Jesús cae por segunda vez

Las caídas duelen y/o dejan dolor como también cicatriz en  grado  significativo.  Jesús  vivió  la  maldad  de  un pueblo entero quien le dio la espalda por hacer el bien. Por mostrar el rostro bueno de Dios en las buenas obras al necesitado, le costó la vida por anunciar la Verdad y denunciar la injusticia. Los profetas pasaron también la misma suerte.   Nosotros no quedamos excluidos de la misma realidad. Las  caídas  nos  enseñan  ser  más  fuertes,  más  sabios, más  expertos,  más  prudentes,  y  no  porque  sean  buscadas  sino  por obligación de responder a la Verdad, nos muestran que por un mal viene un bien que beneficia a todos. Las caídas son un signo del difícil camino de la vida, muestran el camino recorrido con dolor pero también con amor.   La  exhortación  hoy  será  que  no  caigamos  en  los  mismos  errores,  no perjudiquemos  a  nadie  sin  razonamiento,  sin  verdad  en  la  mano.  Un corazón vacío de Dios se expone a toda mentira, todo lo cree como verdad pues su mente esta cegada por el maligno.   Que todos sepamos buscar la Luz que da vida para que no cometamos los mismos errores como comunidad y evitar frecuentes caídas buscadas por nuestros errores. OREMOS POR LOS HERMANOS DE PUNO QUE SUFREN LAS HELADAS

OCTAVA ESTACIÓN: Jesús consuela a las piadosas mujeres

 Si  te  encontraras  en  una  difícil  ocasión  y fuese  tan  delicada  aquella  realidad,  ¿te  gustaría  que alguien  se  ocupara  de  tus  propios  problemas, angustias,  necesidades  y  te  apoyara  de  cualquier manera para aliviar un poco tu situación, lo valorarías? Seguramente cualquiera de nosotros lo agradecería y lo tendría  como  significativo  aquel  apoyo  que  recibió  de aquella persona.

Lamentablemente  en  nuestra  realidad  solo  queremos  que  eso  suceda  en favor nuestro, que nos apoyen, ayuden, pero nosotros preocuparnos por la realidad  difícil  de  otra/s  personas  no  nos  importa  lo  mínimo.  La  falta  de caridad cristiana en nosotros se ha perdido por que nos dejamos vaciar del rio de agua viva y es la Oración diaria. ¿Cuántos desastres suceden en el hogar movidos por el maligno? Pero, ¿a quién le  importa rezar? ¿a quién le interesa  tomar  un  libro  y  rezar?  Nosotros,  buscamos  nuestras  propias realidades buenas o malas.   Pidamos a Dios verdadero sentido de fe y de buenas obras para manifestar nuestro compromiso cristiano congruente con nuestro bautismo. OREMOS, POR LOS HERMANOS DE HUANCAVELICA

NOVENA ESTACIÓN: Jesús cae por tercera vez 

Esta  tercera  caída  de  Jesús  nos  recuerda  la  fragilidad humana,  nos  recuerda  que  nuestras  solas  fuerzas  no son quien nos sostiene sino el amor misericordioso de Dios  que  quiere  que  todos  los  hombres  se  salven  y lleguen al conocimiento de la Verdad.   Cada  experiencia  drástica,  difícil,  buscada  es  una llamada  de  atención  a  reconocer  el  único  Camino, Verdad  y  Vida  a  quien  necesitamos  sea  nuestra  Luz  en  el  caminar  de nuestra oscuridad. Cada uno sabremos interiormente de que se trata. Hace falta la humildad de corazón que nos lleve reconciliarnos con Dios y con la Iglesia a quien hemos herido con el pecado por tantas caídas en el mal.   Roguemos  a  Dios  que  escuche  nuestra  oración  en  todo  tiempo,  que alcancemos la humildad como cimiento de nuestra vida. Que María nuestra Madre  nos  ayude  a  pedir  este  don  que  tanta  falta  nos  hace  para asemejarnos a ella.

OREMOS POR NUESTROS HERMANOS DE CHOSICA

DÉCIMA ESTACIÓN: Jesús es despojado de sus vestiduras  Jesús  se  vio  expuesto  a  la  burla,  a  las  ofensas,  a  la desnudez  públicamente  humillando  su  dignidad  de persona,  despojándolo  de  sus  vestiduras.  Así, ofrendando su vida en rescate por todos nosotros, nos redimió y nos abrió las puertas del cielo pues quedaron cerradas  por  el  pecado  de  desobediencia  (pecado original) de nuestros primeros padres Adán y Eva.   Muchas ocasiones nosotros también somos despojados de  nuestros  valores  humanos,  virtudes,  carismas, cualidades.  Somos  despojados  por  la  múltiple  maldad que hay en el mundo, la vida libertina, la ociosidad de la juventud, la desidia de los padres de familia, la indiferencia religiosa, la falta de amor a Dios,  la perdida de oración y la falta de los valores.   Actuamos como pájaros del cielo que solo se conforman en comer y volar libremente  por  doquier  sin  que  alguien  les  limite  su  libertad.  Queremos imitarlos pues no trabajan ni hilan, sin en cambio queremos todo fácil sin mover  un  solo  dedo.  Es  entonces  cuando  nos  despojamos  nosotros mismos de aquella dignidad que Dios nos concedió para ser alguien en esta vida.  Que  cada  uno  de  nosotros  medite  en  que  realidad  se  encuentra  y reconozcamos que mucha falta hace la Palabra de Dios para iluminarnos y percibir mejor la ruta de la perfección.

OREMOS POR NUESTROS HERMANOS DE CAMPOY EN SAN JUAN DE LURIGANCHO

DÉCIMA PRIMERA ESTACIÓN: Jesús es clavado en la Cruz

La cruz fue un instrumento de tortura en aquel tiempo. A todos  los  malhechores  los  llevaban  allí  para  causar escarmiento al pueblo. Hoy día hay muchas cruces que encaminan  a  la  perdición  y  que  tenemos  que  cambiar ese sufrimiento que destruye en medios de santificación que  construyen  para  que  tenga  sentido  llevar  la  cruz renunciando  continuamente  y  me  refiero  a  aquellos defectos, vicios, pecados capitales que por tenerlos en cada  uno  sepamos  ofrecer  a  Dios  nuestra  fragilidad  y apoyados  de  la  oración  logremos  significativamente  la alegría del Señor en nuestra vida y familia.  Muchos  prefieren  seguir  clavados  en  la  cruz  del  vicio  y  no  quieren cambiarlo  en  medio  de  santificación  y  liberación,  pidiendo  a  Dios  reciba nuestra  debilidad  y  nos  favorezca  con  la  fortaleza  para  renunciar  al  mal.

OREMOS POR NUESTROS HERMANOS DE CARAPONGO EN CHOSICA

DÉCIMA SEGUNDA ESTACIÓN: Jesús muere en la Cruz 

Con la muerte de Jesús en la cruz, se cumple el plan de Dios  de  Redimir  al  mundo  de  sus  pecados.  Este ejemplo de amor de Dios por nosotros nos compromete también a morir a todo aquello que no beneficia nuestra vida  y  nuestra  familia.  Necesitamos  morir constantemente  a  muchas  ociosidades,  a  muchas malas  costumbres,  hábitos  desordenados,  mentalidad corrompida, desidia de aprender y conocer la fe.  No somos felices porque no queremos morir al pecado. No vivimos la alegría que Dios quiere porque vivimos las ataduras del mal. Cada  uno  sabe  en  su  interior  a  que  tenemos  que  morir  para  encontrar aquella felicidad anhelada por Dios y muy buscada por nosotros.  Que la muerte de Jesús no sea vana por nuestra indiferencia en la práctica del  amor  a  nuestros  semejantes.  Pidamos  a  Dios  piedad  de  nuestros pecados de omisión en nuestras obligaciones diarias.

OREMOS, POR LOS HERMANOS DE PORVENIR QUE ES LA ZONA MAS AFECTADA DE CHOSICA

DÉCIMA TERCERA ESTACIÓN: Jesús en los brazos de María Santísima 

Jesús cumplió su misión de Redimir al mundo y con ello cumplió  la  voluntad  del  Padre.  Nosotros,  tenemos también una misión que realizar y la principal es nuestra propia  santificación,  es  decir,  hacernos  santos  desde aquí  en  la  tierra.  Aunque  nadie  piensa  en  eso,  es  una realidad.  La  santidad  es  una  vocación,  un  llamado  de Dios para cada uno de nosotros, SIN SANTIDAD NADIE VERA A DIOS (Hch 12,14).   Todo lo demás que tengamos que hacer va unido  a la santidad.  Pensemos  en  la  vida  eterna,  pensemos  que  no  viviremos quinientos  años  aquí  en  la tierra.  Al final  de  nuestra vida  y  en  brazos  de Santa María, Madre nuestra nos reciba en sus brazos por haber cumplido la voluntad del Padre.  Que cada uno de nosotros pensemos en serio nuestra santidad. Trabajemos nuestra vida eterna lo más pronto posible porque no sabemos el día ni la hora. OREMOS POR LOS HERMANOS DE CAJAMARQUILLA

DÉCIMA CUARTA ESTACIÓN: Jesús es puesto en el sepulcro 

Al final de su vida Jesús como hombre cotidiano también llego al lugar de los muertos. Jesús fue sepultado según la costumbre de su pueblo.  El  sepulcro  es  el  lugar  de  los  muertos,  en  un  sepulcro  todo  es  podredumbre,  en  un  sepulcro  no  hay  nada agradable  sino  polvo  y  huesos.  Esto  nos  recuerde  que nosotros  no  nos  convirtamos  en  un  sepulcro  donde nuestro  corazón  este  corrompido,  donde  solo  exista  la muerte,  donde  sale  solo  olor  mal  oliente  de  maldad, destrucción, odio y todo lo que perjudica al prójimo.  No  nos  convirtamos  en  vida  en  un  sepulcro  desagradable  en  su  interior, pestilente  al  que  no  se  puede  estar  cerca  por  el  hedor  que  sale  de  su corazón. Vivamos el amor, la verdad, la justicia y la paz. Estamos llamados a la  vida  hoy  y  siempre.  La  Palabra  de  Dios  es  vida,  es  Luz,  guía,  corrige, levanta, reprende, alimenta, robustece, endereza. La Palabra de Dios calma las  tempestades  de  nuestras  penas.  Si  conocieras  el  don  de  Dios  y  te atrevieras  a  mirarlo,  ya  no  esperarías  más  y  te  arriesgarías  a  buscarlo definitivamente y agradecerías su Palabra que da vida a nuestra fragilidad.  Que nuestra comunidad sea más sensata en su manera de pensar como de obrar  el  bien.  Necesitamos  ser  verdaderos  hijos  de  Dios,  manifestando nuestro compromiso bautismal y no ser infierno que irradia la maldad en los corazones de buena voluntad. OREMOS POR CADA UNO DE NOSOTROS PARA QUE SEAMOS SOLIDARIOS CON TODOS NUESTROS HEMANOS SUFRIENTES Y POR NUESTRAS AUTORIDADES PARA QUE SEAN DIGNOS SERVIDORES DE LA COMUNIDAD