Ciclo “A”

[fb_button]

2222222222222222222222¿Somos esclavos?

Puede sonar fuerte esta expresión preguntándonos si somos libres cuando nuestra sociedad vive esa realidad con entusiasmo. Yo no creo que haya que alegrarnos tanto y decir por las puras ¡somos libres! Leyes y más leyes que van cercando todos los aspectos de nuestra vida, a este paso va a llegar un momento en el que solo vamos a poder realizar lo que se nos ordene.  Vivimos en países democráticos, nos identificamos como  libres, ¿nos damos cuenta que tenemos elecciones cada cierto tiempo tres, cuatro años… y los que son elegidos se olvidan de los que los eligieron y hasta hacen lo contrario a lo que prometieron en la campaña electoral?

La verdadera libertad

Jesús en El Sermón de la Montaña y en su inicio con las bienaventuranzas nos plantea el camino de la libertad. Jesús es el hombre libre porque no tiene cosas materiales que le amarren, domina su cuerpo en sus expresiones y palabras, no tiene miedo a las autoridades a las que fustiga por sus falsedades…  Nosotros andamos mediatizados por la sociedad que no solo son las leyes, es que estamos ya siendo un número en la oficina nacional de identidad y más aún como contribuyentes.

Es complicado para la tecnología mantenernos con nuestro nombre y apellidos.  Jesús nos individualiza, nos conoce y nos quiere tal como somos. Las ovejas le escuchan porque conocen su voz (Jn 10,3), Yo soy el buen pastor, que conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí (Jn 10,14).

¡Bienaventurados!

Hay dos verbos en nuestra lengua que para mí son muy interesantes y que nos diferencias del griego, del latín y hasta de lenguas modernas, son ser estar. En inglés hay uno solo to be. No es lo mismo estar feliz que ser feliz. Un borracho puede sentirse feliz, pero, por ese camino, nunca será felizSi amamos la tierra, seremos tierra; si amamos el cielo, seremos cielo (S. Agustín). Para plantearnos el cumplimento de las bienaventuranzas creo conveniente examinamos sobre por qué amamos y cómo amamos. ¿Qué tienes que no hayas recibido?, nos plantea san Pablo. Amo porque he recibido el amor de Dios, de mis padres, de compañeros, de amigos… Y el amor debo ser como una buena acequia, dejar pasar bien el agua quedándome con la menos posible. Buscad al Señor los humildes (So 2,3). Busco gente humilde y feliz y me viene a la mente san Martín de Porras, el más preclaro ciudadano del Perú. Rechazado por el color de su piel, maltratado, marginado hasta por algún superior de su convento… él fiel a una actitud de no tener nada y dar mucho, porque le ayudaba la providencia divina. Era ahí donde tenía sus tesoreros para ayudar a los hambrientos, para consolar a los tristes, para atender a los enfermos, para dar consejos… Fue Martín en vida “bienaventurado” para toda la gente humilde y hasta para el mismo virrey.

Textos bíblicos

  1. Sofonías 2,3; 3,12-13:Buscad la justicia, buscad la moderación…
  2. Salmo 145, 7-10: Dichosos los pobres en el espíritu.
  3. 1 Corintios 1,26-31: Lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios.
  4. Mateo 1,1-12a: Bienaventurados los pobres. los puros...

Comentarios

  1. Para Mateo el inicio del Sermón de la Montaña es un magnífico pórtico, que  lo que centra en la felicidad, todo lo va a explicar Jesús en esos tres capítulos tan lindos del evangelio de Mateo. Porque, ¿en qué pretendemos centrar nuestra felicidad?  Para muchos el centro de su vida está en la riquezas (cuando más tienen mejor); otros buscan el placer (siempre buscando nuevas sensaciones) y, para concluir este punto, los hay que ponen su felicidad en el poder (se venden y se compran puestos, se corrompen…).
  2. Una historia: Me salió estando en catequesis con unos campesinos y buscando formas sencillas en las que fundamentar el matrimonio y lo que no es válido.Un chico tenía una nariz que llamaba la atención y una chica se enamoró de aquella nariz y decía: “Yo me caso con él·, sin fijarse en nada más. Se casaron. Al poco tiempo el chico se cayó de bruces y se maltrató la nariz de tal manera que ni con un montón de cirugías pudieron arreglársela. Ahora me pregunto, ¿seguirá esa chica fundamentando su matrimonio en la nariz de su esposo? Pues hay muchos que ponen el centro y el eje de su felicidad en cosas más nimias…
  3. Humildad: Lo que soy y lo que tengo ¿son de mi propiedad?¿Qué tienes, se pregunta san Pablo, que no hayas recibido? Sobre la humildad me complace mucho meditar y orar con María, la Madre. Dice en su canto de alabanza que la felicitaran todas las generaciones; ¿por qué? Porque el Poderoso ha hecho obras grandes en mí (Lc 1, 48 y 49).
  4. Breve el texto de Sofonías, pero lleno de doctrina sobre la humildad. Porque Dios busca formar un pueblo de gente humilde.

La lectura de san Pablo nos ayuda a comprender el camino a seguir como cristianos: No abundan entre vosotros los que el mundo considera sabios, poderosos y aristócratas. Ha escogido lo sin importancia,  así nadie podrá alabarse de algo ante Dios

Oración: Buen Jesús,me fijo en ti, pobre, humilde, desprendido de todo…Solamente preocupado por hacer la voluntad del Padre:mi alimento es hacer la voluntad de mi Padre. Yo – mi yo – se ha construido un pedestal de orgullo y desde él miró a los demás como con superioridad. Rompe, Amor mío, ese pedestal,  que me caiga de bruces rompiendo todo lo falso que hay en mí.

El discípulo sigue las huellas del maestro, no va por dondequiera imponiendo las suyas quiero, con la ayuda de tu gracia, seguir siempre tus huellas.

Yo soy pobre y desgraciado, oh Dios, socórreme, que tú eres mi auxilio y mi liberación . ¡ Señor, no tardes!  (Salmo 70 (69), 6)