NOTA:                                                                                                            

Siempre es bueno recordar algunas cosas de la liturgia. Comenzamos el tiempo ordinario, donde se celebró el domingo pasado el Bautismo de Jesús fue ese día. El año litúrgico se divide en

  1. Tiempos fuertes
  1. Adviento: Preparación para la Navidad.
  1. Navidad: celebración del nacimiento del Hijo de Dios, Jesús, en Belén.
  1. Cuaresma: Cinco semanas de preparación para la Semana Santa para celebrar bien preparados la pasión, muerte y resurrección del Señor, el centro de la vida de la Iglesia.
  1. Pascua: La Pascua, la resurrección del Señor.  Dice el documento de la Santa sede sobre la renovación litúrgica: se celebrará durante cincuenta días hasta Pentecostés como si fuese un solo día. Por eso se cambió el nombre de tiempo después de Pascua  a tiempo de Pascua.
  1. Tiempo ordinario: Del domingo que celebramos el Bautismo de Jesús hasta el inicio del tiempo de Adviento se celebra el llamado tiempo ordinario. Se coloca en medio el tiempo de Cuaresma y de Pascua. Celebramos la vida ordinaria del cristiano, como vamos a ver a continuación, con la lectura de los evangelios, las cartas de los apóstoles y pasajes importantes del Antiguo Testamento y asimismo el Apocalipsis.

Las lecturas

  1. En los domingos se leen las lecturas bíblicas con el siguiente formato: En las lecturas se leen los cuatro evangelistas de forma casi completa; en la primera se lee normalmente un texto del Antiguo Testamento y la segunda lectura se lee de forma prácticamente continua las cartas de los apóstoles, sigue su propia lectura sin tener en cuenta las otras dos.
  1. Ciclo “A”: San Mateo.
  1. Ciclo “B”: San Marcos.
  1. Ciclo “C”: San Lucas.
  1. ¿El evangelio de san Juan? Se lee en los domingos de Pascua de los tres ciclos y en el ciclo de Marcos y en algunas ocasiones como la de hoy, ser incluye el evangelio joánico.
  1. En el tiempo ordinario diario. Hay dos ciclos para la primera lectura, partes principales tanto del Antiguo Testamento como de las cartas apostólicas. Se leen en dos años. El evangelio, sin embargo, es solo anual; se comienza por el evangelio según san Mateo, se sigue con de según san Marcos y se termina con san Lucas.

Textos bíblicos  cordero

  1. Isaías 49, 3.5-7: Te hago luz de las naciones para que mi salvación alcance hasta el confín de la tierra.  
  1. Salmo 39,2.7-13: Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad
  1. 1Corintios 1,1-3: Habéis sido elegidos por Dios para ser su pueblo. 
  1. Juan 1,29-34: Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.

Comentarios 

  1. Dios quiere que todos los hombres se salven  y lleguen al conocimiento de la verdad. Este texto de san Pablo nos explica muy bien el pensamiento de Isaías. El Mesías es de la salvación para todos los hombres, porque es el Salvador y, por lo mismo, nuestro Redentor. Y lo es no solo para el pueblo de Israel, lo es para todos los hombres de todo tiempo y lugar.
  1. Pablo se presenta como apóstol de Jesucristo. El toma  el anunciar  el evangelio como una tarea a la que no puede renunciar. También es tarea nuestra dar testimonio del evangelio en el lugar que  Dios nos haya puesto, de palabra a veces y siempre de obra.
  1. Inspirado por el Espíritu Santo, Juan el Bautista nos presenta a Jesús como Redentor: Este es el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo. El cordero tiene en la Biblia una rica simbología. Especialmente hay que tenerlo en cuenta de la liberación de Egipto, se sacrificó un cordero por familia, se embadurnaron  con su sangre las jambas de las puertas (para que al pasar el ángel de Dios matando a los primogénitos egipcios, respetase a los judíos) y comer ese cordero asado solamente con hierbas silvestres  y de  pie, porque la “pascua”, significa el paso del Señor. Preciso algunos detalles:
  1. Jesús es el Cordero. Sin defecto y sin mancha como exigía la ley que se sacrificasen en el templo. Es sumiso al Padre hasta la muerte en cruz en sacrificio salvador de la humanidad.
  1. Confesar a Jesús como Salvador, no debe llevar de alegría. Es el mensaje de las primeras palabras de Jesús que nos pone el evangelio de  Mateo: Convertíos porque se acerca el reino de Dios (Mt 3,2). Es sentirnos redimidos y vivir la alegría de la redención.

Jesús es para nosotros: Lo que el pastor para el rebaño, lo que la roca para las cabras, el monte para el pájaro, el agua para el pez.

Es el Amor…

ORACIÓN:

Gracias buen Jesús, mi Señor, en Juan Bautista puso el Espíritu Santo la palabra para señalarte como cordero de DIOS que quita el pecado del mundo. Recuerdo las palabras del salmo: Gustad y ved que bueno es el Señor…

Hoy también hay hombres y mujeres que como Juan, te proclaman como Salvador de la humanidad con su palabra y su vida.

Que sepa escuchar te a través de ellos.

Pastor y Cordero quiero ser la oveja que escucha tu voz, que te sigue, sé que al lugar al que me guías es el menor que puedo tener.

Quiero vivir plenamente tu gracia, quiero tenerte muy presente en tu entrega en la cruz y vivirla en cada Eucaristía, donde tú eres el verdadero pan de VIDA.

Fray José Jiménez de Jubera OAR

[fb_button]