[fb_button]

Epifanía

reyes-magos_01Nos llega esta palabra del griego a través del latín: EPI, sobre y FONOS, luz.  Literalmente luz sobre… O sea, luz que se pone en alto para que alumbre a todos los de la casa, que dice Jesús. La fiesta de hoy tiene su origen en la estrella que se les apareció a los magos en Oriente y que ellos interpretaron como el nacimiento del Dios verdadero y se pusieron en camino y la siguieron. Sí, esa luz es Cristo, que nace en Belén, siendo Dios: En él estaba la vida y la vida era la luz de los hombres la luz brilla en las tinieblas (Jn 1,4-5). Es la luz profetizada por Isaías: Álzate y resplandece porque llega la luz; la gloria del Señor resplandece sobre ti (Is 60,1). Hoy, pues, celebramos esta manifestación de la luz divina en el Niño nacido en el portal de Belén. 

En esta fiesta me gusta la vivencia que de ella tiene la Iglesia Oriental, tanto la ortodoxa como la oriental católica. Para ellos la manifestación de Dios (epifanía) es desde el día del nacimiento de Jesús en Belén hasta su Bautismo en el río Jordán. Veamos esto detenidamente: 

Luz para los de cerca: A los pastores en la cercanías de Belén. Dios se muestra a los humildes y sencillos. 

Luz para los de lejos: Es el día de los reyes magos. El Niño que nace en Belén es luz para todos los pueblos, pues para salvarnos nace en el portal y muere en la cruz. 

La realidad de Cristo Dios nos la manifiesta el Padre: En el Bautismo de Jesús en la orilla del río Jordán se hace presente la Santísima Trinidad. El Espíritu Santo se posa sobre Jesús y se oye la voz del Padre: Este es mi Hijo amado, escuchadlo (Mt 3,17).  La tres personas de la Santísima Trinidad: el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo.  

Textos bíblicos 

Isaías 60, 1-6: Caminarán los pueblos a tu luz… 

Salmo 71,2.7-13: Se postrarán ante el Señor todos los reyes de la tierra. 

Efesios 3,2-3.5-6: Un plan que consiste en que los pagamos comparten la misma herencia. 

Mateo 2,1-12: ¿Dónde está el Rey de los judíos? Porque hemos visto aparecer su estrella y venimos a adóralo. 

Vivir cristianamente esta fiesta

En España y en otros países, como pasa en Navidad, los regalos llenan  de alegría a los niños (en otros casos son de envidia por lo que tiene el compañero). Ya también los regalos son para los padres y etc.   Lo saben aprovechar bien las tiendas comerciales que ya en octubre comienzan con la propaganda para Navidad y Reyes.

La sociedad de consumo que se deriva del sistema económico liberal y capitalista nos lleva a eso. Dios no tiene espacio en una sociedad de consumo… La Epifanía es la manifestación de Dios a los hombres y su Hijo asumió nuestra carne para constituirnos a todos  hermanos, hijos de un mismo Padre. Sin embargo, esta sociedad consumista, provoca desigualdades que con frecuencia   son un bofetón para los pobres y es lamentable que esto suceda en una sociedad  que se llama desarrollada; quizás en los pueblos que llaman subdesarrollados, se practica más el sentido de sencillez y de compartir. ¿Seguimos teniendo oídos sordos a millones de personas que sufren hambre, que están desplazados sin hogar ni patria, que son maltratados porque quieren ingresar  en Europa, Estados Unidos de Norteamérica? Habría que decirles lo del salmo: Si hoy escuchas la voz de Dios, no endurezcas tu corazón… Y Dios sigue hablando por los desposeídos, por los pobres, por los humildes… 

Señor Jesús,  te manifiestas a los magos  como Señor Salvador,  yo también quiero, buen Jesús, encontrarte y adorarte. Líbrame de este mundo consumista  que quiere llenarme de cosas, pero no de valores.                                    

Rezo: hágase tu voluntad…  y quiero seguir la mía.                                                                       

Condeno con la boca esta sociedad de consumo,  mas ¿cuántas cosas me sobran de las que poseo?

Guíame con tu estrella, Jesús, para que te descubra,  te viva y te alabe siempre. 

Amén. 

Fray José Jiménez de Jubera Rubio OAR