¿Qué celebramos?

54a87d49d8e69_syamgEs el nacimiento de Jesús, el Salvador, por eso, es Navidad, del latín nativitas, nacimiento Es el acontecimiento central de la Historia de la Salivación y, por ende, del mundo. Puedes preguntarte, y ¿la creación? De poco nos serviría haber sido creados si nos manteníamos en el pecado, al hacerse hombre el Hijo de Dios es nuestro Salvador desde que nace hasta que muere en la cruz, como ofrenda agradable al Padre. Es el gran misterio expresado  en pocas letras por el evangelista Juan: Y la Palabra se hizo carne y acampó (puso su morada) entre nosotros (1,14).

La fe

La fe es necesaria para descubrir esta realidad, que es misterio  porque lo conocemos porque Dios nos lo ha manifestado. ¿Hasta dónde nos puede llevar la inteligencia humana? Aunque en muchos periodos  de la humanidad la han puesto hasta como una diosa a la cual creían adoraban; lo cierto es que no nos puede llegar muy lejos, los conocimientos actuales son el trabajo de muchas inteligencias – muchísimas –  a lo largo de la historia. Lo que nos lleva a la fe no es la razón, sino la confianza. ¿He pedido pruebas a mis padres de que soy su hijo? ¿He pedido pruebas a tantos que me han ensañado y tantas cosas? Sin embargo, no creo a ciegas. Un aforismo teológico afirma: No creo por razones, pero sí tengo razones para creer. Me acerco a todas las enseñanzas del cristianismo con los pies descalzaos, porque sé de mi ignorancia y de mi pecado.

Quieras o no quieras creer, quizás queras creer y no lo consigues, lo sucedido en la Navidad es trascendente para todo el mundo. Hay un antes y un después que los buenos historiadores lo perciben y explican muy bien. En humanización, en dignidad de la mujer, en creer en el hombre y en toda mujer con su propio destino… y otras muchas más cosas.

En familia

¡Cuántos recuerdos nos trae la Navidad! ¡Cuánta emoción ponemos al celebrarla! Vivamos la Navidad primero, espiritualmente, luego lo demás… Para alimentar esa actitud espiritual pensemos en María y José… ¿cómo se prepararían? Desde lo más profundo de ti, cuando estás a bien con Dios y contigo mismo, puedes dar a los demás los buenos bienes de Dios… No se puede improvisar.

Siempre al llegar estas fechas me viene a la memoria lo que me dijo un joven un 24 de diciembre: esta noche, padre José, lo voy a pasar mal. Nos reunimos en familia todos alrededor de una gran mesa en la que van a ir colocando viandas exquisitas. Vamos a mirarnos como desconocidos. Nunca nos reunimos para comer, cada uno lo hace cuando quiere… Sentarnos el uno al lado del otro, mirarnos de frente… me va hacer sentir muy extraño. 

Admiración

Quizás me haya fijado en algunos puntos que nos detraen a  mi modo, quizás,  de ver y gozar de lo esencial en este día que es admirarnos. Ante el Niño Dios abrir mi corazón… Niño Jesús tengo que verte en mi corazón. Tendrás una imagen del Niño en tu casa, pero ¡qué digo! Tendrás el nacimiento colocado en lugar honorable de la casa. Cuando estés solo (a) cógelo en tus manos con mucho cariño, mírale, acúnalo, déjate mirar por él, dile lo que  se te ocurra. He observado cómo las madres a su bebé le dicen palabras sin sentido, ella las inventa para su querido hijo…

Textos bíblicos 

Son tres formularios de misas las que las Iglesia nos pone en esta gran fiesta para elegir según la hora en la que se celebra. Pongo a continuación los tres formularios.

  1. Primer formulario Misa de medianoche 
  2. Isaías 2, 2-7: Hacia él confluirán las naciones… 
  3. Salmo 95,1-3.11-13: Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor. 
  4. Tito 2, 11-14:Ha aparecido la gracia de Dios, que trae la salvación…
  5. Lucas 1,15-20: No temáis: traigo una buen noticia de gran alegría para el pueblo: hoy en la ciudad de David os ha nacido el Salvador, el Mesías.
  6. Segundo formulario:Misa de la aurora
  7. Isaías 6, 11-12:Decid a la hija de Sión: Mira a tu salvador que llega.  
  8. Salmo 26,1-6.11-12:Hoy brillará una luz sobre nosotros porque nos ha nacido el Señor.  
  9. Tito 3, 4-7:Ha parecido la gracia de Dios y su amor a los hombres. 
  10. Lucas 2,15-21: Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.
  11. Tercer formulario:Misa del día
  12. Isaías 5,7-10:¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz!
  13. Salmo 97, 1-6:Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios. 
  14. Hebreos 1,1-6:Ahora, al final de los tiempos, nos ha hablado por su Hijo… 
  15. Juan 1,1-15:La Palabra estaba en el principio junto a Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros. 

Reflexión final

No hago comentario menguó a las lecturas por su amplitud y su rico contenido que más que ayudar a entenderlos mejor, podría llegar a desvirtuarlas con mis comentarios. Léelos, medítalos, deja hablar a tu corazón…

Agradecidos recordamos los villancicos que gozamos en nuestra niñez, si los cantamos en familia mejor:

Esta noche, Jesús ha nacido,suenen lo canticos de la Nochebuena.

Rueda, rueda por la montaña blanca luz del sol; vuela, vuela, blanca paloma es la Navidad. 

¡Feliz Navidad! Para ti, lector, para los miembros de tu familia, para los que amas,  para los que encuentres en tu camino y puedas darle de corazón el saludo: ¡Feliz Navidad!

Te digo con el corazón en la mano que ante el Niño Dios rezaré por ti. Recordándote por tu nombre.

¡Bendiciones del buen Dios!

Fray José Jiménez de Jubera Rubio OAR

[fb_button]