INMACULADA CONCEPCIÓN   DE SANTA MARÍA VIRGEN 

Mujer

Dicen los especialistas que el texto de san Pablo que pongo a continuación es uno de los que mejor 1175599_393787607390583_479643256_ndoctrina dan sobre María. Mas cuando llegó la plenitud del tiempo, envió Dios a su hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que estaban bajo la ley, para que recibiéramos la adopción de hijos (Gál 4, 4-5). Nacido de una mujer; que nos debe llevar a  pensar en la joven María como alguien especial, fue una joven sencilla en un pequeño pueblo, Nazaret. No como algunos evangelios apócrifos y leyendas de mitos que la ponen poco menos que  ya una santa perfecta con milagros incluidos.

Nadie apreciaba en María lo que era y lo que iba a ser en el futuro. Para mi consideración  María se la vería como una joven normal, alegre, sincera, buena amiga, acogedora, trabajadora…como miembro de una familia humilde. Llegada a edad núbil, como era lo normal entonces, pensaron en casarla y buscaron un joven – no a la leyenda de un anciano, como a veces representan a José – de cualidades tampoco demasiado excepcionales, sí que el evangelio  de Mateo llega a la profanidad de su persona y nos diga que era justo. Se realizaron los esponsales que eran una especie de promesa de matrimonio, que comprometía a los que lo hacían  y a las familias  de ambos a realzar en un futuro próximo el matrimonio.

la-asuncionLa generación de Jesucristo fue de esta manera. María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo (Mt 1,18).  La primera impresionada,  y sin comprender mucho de lo que sucedía,  fue María, y, siendo también ella justa, quien  le comunicó a José el acontecimiento. José fue el segundo sorprendido. No porque no creyese en lo que María le dijo, sino porque, al recibirla en su casa,  se ponía en medio de los planes de Dios y, ¿quién era él para eso? No era fácil tomar decisiones en esas circunstancias tan espaciales y José, que era justo, comprende que Dios está por medio y piensa en dejar a María y todo en secreto. Si él hubiese dicho que el hijo que María esperaba no era suyo, inmediatamente hubiese sido apedreada y ahí sí que se oponía José a los planes de Dios. En esas cavilaciones estaba José, cuando Dios, que no falla en sus designios de amor, salió a su encentro.  José, hijo de David, no temas en acoger a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo, dará a luz un hijo y le pondrás por nombre Jesús (Mt  1, 19-21).

He ahí algo de la grandeza de María, que nos lleva a su maternidad divina, porque el Hijo de Dios es al mismo tiempo Dios y hombre, María no iba a ser madre de una parte de él, por eso, la veneramos y es  Madre de Dios, fuente y origen de toda sus gracias: Inmaculada en su mismo nacimiento, Virgen siempre, unida a Jesús no solo en su nacimiento, sino también en su muerte en cruz, la redención. Contemplamos en esta fiesta que María, gracias a los méritos de su Hijo y para que el cuerpo del que iba a nacer fuera santo en todo, fue librada del pecado original con el que nacernos todos lo seres humanos.

Textos bíblicos 

  • Génesis 3,9-15:El hombre llamó a su mujer Eva, por ser la madre de todos los vivientes.
  • Salmo 97, 1-4:Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas.
  • Efesios1,3-6.11-12: Él nos eligió en la persona de Cristo.
  • Lucas1,26-38: Aquí está la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.

Comentario

Dios pone su mirada en la llena de gracia, como la saludo el ángel Gabriel. Dios Padre no eligió para se madre de su Hijo a una mujer rica o de alta alcurnia, sino una humilde mujer como la mayoría de las mujeres en Israel de entonces. Es tan sencilla y humilde, tan obediente, que, no solo no pide que le garantice lo que anuncia, sino que responde con toda humildad a su petición: He aquí a la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra. Ella no era consciente de lo que era, más Dios sí la había ido preparando para esta misión. San Anselmo escribe: ¡Oh mujer llena de gracia, sobreabundante de gracia, cuya plenitud desborda a la creación entera y la hace reverdecer! ¡Oh Virgen bendita, bendita por encima de todo, por tu bendición queda bendita toda criatura, no solo la creada por el Creador, sino también el Creador por la criatura! (Sermón 52).

Adán y Eva; Jesús, nuevo Adán y María, nueva Eva: los primeros desobedecieron al Creador y  llevaron al pecado universal, los segundos, obedientes hasta la muerte al Padre, nos trajeron la salvación. Abundó el pecado de los primeros padres, sobreabundó la gracia en la redención de Cristo Jesús.

Oración

Yo te saludo, María, porque tú te dejaste guiar por el Espíritu  y permaneciste a su sombra, en la tormenta o en la bonanza, dejando a Dios ser Dios, y siendo su esclava, no renunciaste a ser tú misma.

Yo te saludo, María, hermana peregrina de los pobres de Yavé,                                                              camina con nosotros  para estar siempre con tu Hijo  y, para ello, intercede por nosotros para que nos mantengamos en el camino de la fe y del amor.

Belleza infinita, Hija del Padre, madre del Hijo, unida íntimamente siempre al Espíritu Santo, intercede por cada uno de nosotros.

Amén.

[fb_button]