[fb_button]

CAMPAÑA “CINCO MINUTOS ANTES”

we1Queridos feligreses:

De nuevo en contacto con ustedes. Que Dios me los bendiga en la despedida del año 2016. Para unos se habrá pasado rápido para otros muy lento. Pero seguro que para todos este año ha estado lleno de la gracia de Dios.

Sea propicio el fin de año para agradecer a todos la colaboración en la marcha de la parroquia: a los sacerdotes de ambas comunidades, a los agentes de pastoral, a los trabajadores de la parroquia, benefactores, amigos… Dios les recompense.

puntualidad3Se dice que el que da, puede dar más. Todos hemos dado mucho durante el año que acaba, hemos mejorado… pero todavía podemos dar mucho más. ¿En qué? Escucha: En la “puntualidad” para comenzar y terminar las actividades parroquiales: en las reuniones, en las misas sobre todo dominicales, tanto en el templo parroquial como en la capilla de la Aurora.

El hábito de la puntualidad dice mucho a favor de una persona. Llegar a la hora denota previsión para organizar el propio comportamiento, autodisciplina, saber medir los tiempos. La persona puntual respeta el espacio y los intereses de los demás puntualidad4y evita causarles toda incomodidad o perturbación.  

Si esto es válido para todo tipo de reuniones, lo es mucho más cuando es Dios mismo el que convoca y nos espera, como sucede en la misa dominical. El pueblo de Dios tiene obligación de acudir los domingos al encuentro de Dios en la misa y tiene todo el derecho a que nada ni nadie perturbe, obstaculice o impida esa cita tan importante con Dios y con los hermanos.

La misa dominical se merece toda nuestra previsión para acudir siquiera cinco minutos antes de la hora. La eucaristía desarrolla la experiencia de salvación en una secuencia que resulta una obra de arte de principio a fin. Merece la pena no perderse nada de ella, no desperdiciar nada. Nos conviene vivirla íntegramente.

puntualidad5Si deseamos estar en el templo cinco minutos antes de la hora, quizás tengamos que apuntar a los diez minutos antes, sobre todo los que prestan algún servicio en la celebración: recepcionistas, sacristanas, sacerdotes celebrantes y confesores, músicos, monitores, monaguillos, lectores, ministros extraordinarios de la comunión…

Merecerá la pena participar en esta “campaña de los cinco minutos antes”: Será uno de los frutos del Jubileo de la Misericordia. Llévale ese regalo al Niño Dios durante este Adviento.

En nombre de la Comunidad parroquial te deseo la mejor Navidad de tu vida hasta el presente. En intercambio de oraciones, p. Ismael, párroco