[fb_button]

La misericordia divina

to31dcEn el evangelio de san Lucas de este domingo leemos: Al ver esto todos murmuraban (fariseos y maestros de la ley)  diciendo: “ha entrado a hospedarse en casa de un pecador”. Acoger a todos es una constante en los evangelios en Jesús: pecadores, enfermos de lepra, marginados (como los cobradores de impuestos, tenidos con el bochornoso nombre de “publicanos”… Así muestra el Maestro la misericordia divina. Con motivo del Año Jubilar de la Misericordia me he entretenido mucho en reflexionar sobre al misericordia divina. Caí en la cuenta de la oración que rezamos tres veces al terminar las letanías de la Virgen María con tres variantes, invocando al Cordero de Dios, Cristo Jesús, inmolado en la cruz en el acto mayor de misericordia; dar la vida por nosotros. 

  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,escúchanos, Señor. 
  • Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo,ten misericordia de nosotros, Señor. Vamos a detenernos en las tres variantes:
  1. Perdónanos, Señor:Para acercarse a Dios hay que descalzarse como le pide a Moisés: No te acerques, quítate las sandalias, pues el terreno que pisas es terreno sagrado (Ex 3,5) Descalzarnos es implorar el perdón, para que con su perdón podamos hablarle y escucharle. Es también un acto de humildad, como leemos en la parábola del fariseo y el publicano: Señor, ten piedad de mí, que soy un pecador (Lc 18,13). Es así como podemos escuchar a Dios, sin obstáculos de maldad.
  2. Escúchanos, Señor:A Dios le gusta un corazón sincero (Sl 51(50), 8). Es cierto que nos pide insistencia en la oración para que nos escuche. Como lo explica Jesús en la parábola de la viuda y el juez injusto (Lc 18,1-8). El fruto de la oración lo garantiza Jesús con esta pregunta que nos hace: Porque Dios, ¿no hará justicia a sus hijos que claman al cielo? (Lc 18, 7). Pero, ¿qué es lo fundamental que debemos pedir? Escuchemos la tercera petición:
  3. Ten misericordia de nosotros, Señor.Dios no solo nos perdona, pues al perdón le acompaña las gracias sufrientes para seguir en su Vida y para solidarizarnos con  los demás. Sed misericordiosos como vuestro Padre celestial es misericordioso (Lc 6,36). Evangelio es buena nueva, la paz, somos y debemos cumplir con esa misión de mensajeros de la paz. La  paz exige vivir en solidaridad, es practicar la misericordia.

Textos bíblicos

  • Eclesiástico  11,23-12,2:Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado. 
  • Salmo 144,1-2.8-11.13-14:Te ensalzaré, Dios mío, mi Rey. 
  • 2 Tesalonicenses,1,11-2,2: Siempre rezamos por vosotros para que nuestro Dios os considere dignos de vuestra vocación. 
  • Lucas 19,1-10:Hoy ha sido la salvación de esta casa. Este también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba pedido. 

Comentario bíblico

  • El libro bíblico, llamado de la Sabiduría, en muchas de sus partes, es una búsqueda del Dios verdadero en contra de las falsedades y vanidades del mundo. Un Dios amigo de la vida,que por eso, nos ama y nos perdona. Y pone esta hermosa reflexión sobre de Dios: Por eso, corriges poco a poco a los que caen y los reprendes, recordándoles sus pecados para que abandonen el mal y crean, Señor, en ti.
  • Para san Pablo Cristo es nuestra gloria y cada uno de nosotros la manifestamos – debemos manifestarla – en nuestra vida. Es una gran pena de ver que no solo no hay resplandor  de la gloria de Dios en la mayoría de lugares de nuestro mundo, sino ver la maldad en vidas maltratadas, provocando atroces sufrimientos, emigrantes y huidos sin patria y sin  casa, maldades de las bandas criminales…  
  • El evangelio invita a descubrir quizás poco a poco, como  Zaqueo, al Dios verdadero en nuestras vidas. Zaqueo pasa de una curiosidad por ver a Jesús, que llega a vivir  una alegría especial  cuando escucha al Maestro: Baja, Zaqueo, que voy a hospedarme en tu casa. Es encuentro inicial y seguramente una larga conversación en la casa, llevó a Zaqueo a una conversión efectivaMira, Señor, la mitad de mis bienes se los doy a los pobres; y, si he defraudado a  alguno, le restituyo cuatro veces más. ¡Qué hermosas y salvadoras las palabras de Jesús! Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abraham.

Jesús, amigo

Está con pecadores y publicanos porque tiene que llevarles la salvación, no la busca a distancia. Es algo importante tener esto en cuenta cuando  debemos  mostrar nuestra fe y hacerlo en todo lugar. No nos vamos a meter adrede en la boca del lobo, como se dice, pero sí, vamos a tener que sufrir en ambientes muy hostiles a un cristianismo sincero. No olvidemos, queridos lectores, que somos transmisores de la Vida, que es Cristo Jesús, a un mundo donde se vive la muerte.

 Oración

Señor, concédeme la alegría de  tu perdón, para que convertido, pueda ayudar a otros a encontrarse, que sea valiente en vivir la fe y estar siempre comprometiéndome con el Amor.

(con mayúscula  Amor contigo y con mayúscula también  con todo hombre y mujer que son mis hermanos).

Fray José Jiménez de Jubera Rubio