[fb_button]

Cuando yo te invoqué, tú me escuchaste, ¡oh Dios de mi justicia!, y en la tribulación me relajaste. Ten piedad de mí, Señor, y escucha mi oración. San Agustín Conf. 9