[fb_button]

En Dios está la fuente de la vida, una fuente inagotable; y su luz es una luz que nunca se oscurece. San Agustín Ps.41,2