1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11

[fbshare]

El amor no es un sentimiento pasajero “físico”, sino una relación, que se puede comparar con la “construcción de una casa”. Invito a las parejas a construir el matrimonio sobre la “roca del amor verdadero” y no sobre “la arena de los sentimientos” que vienen y van. Además, les  insto a no dejarse vencer por la “cultura de lo provisorio” y a apostar por una elección “para siempre”

“para siempre” no es solo una cuestión de duración, sino que también es muy importante “cualidad” del matrimonio.

A través del pasaje del Evangelio de la multiplicación de los panes, Francisco ha explicado que Dios da el amor “fresco y bueno” que es el fundamento del matrimonio, porque tiene “una reserva infinitiva” y que lo hace “más grande” cuando la familia crece con los hijos. El Papa ha sintetizado la oración de los esposos y los novios con la frase “Señor, enséñanos a darnos el amor cotidiano” y ha pedido a los jóvenes que estaban en San Pedro que lo repitieran todos juntos.

Pedir permiso, gracias y perdón

Respecto a la cuestión del estilo en la vida matrimonial, el Papa lo ha resumido en tres reglas fundamentales: “pedir permiso, gracias y perdón”. Pedir permiso es la manera de “entrar con cortesía en la vida de los demás”, y es necesaria en un mundo muchas veces, violento y arrogante, “conserva el amor”. El acto de “dar las gracias” como un gesto que muestra “la conciencia” de que la otra persona “es un regalo de Dios”. Para el Pontífice no existe “la familia perfecta”, porque todos son pecadores y por eso es “necesario” pedir perdón. En esta línea el Papa ha invitado a los jóvenes que van a casarse a no terminar el día “sin pedir perdón” y sin que “vuelva la paz”. El Papa ha dicho que el verdadero “secreto” para conservar el amor es “hacer las paces”. El Pontífice ha comentado que es la única manera de que la discusión no se haga “dura y fea” y se haga más difícil “hacer las paces al día siguiente”. También ha explicado que para hacer las paces no hace falta “hacer un gran discurso”, que a veces solo sirve un “gesto simple”.

El Papa ha advertido de que el matrimonio no es una “fiesta mundana”. Por eso es necesario que el matrimonio “sea sobrio” y para que pueda resaltar “lo importante”. En esta línea ha añadido que “son la razón de “la verdadera alegría”.

Papa Francisco