[fbshare]

388271_10208609507500698_2722412862696641378_n1382143_10208609508700728_4409424843496977496_n12239916_10208609505260642_6751223282400141291_n12400538_10208609500820531_704399399760251630_n12549069_10208609489260242_6616253349755205105_n10614133_10208609559461997_3728832284671450397_n12631558_10208609538981485_9194449617807198347_n12647503_10208609502900583_109854642657363907_n1910334_10208609503540599_8073053003040750471_n12646980_10208609530941284_2207052148437998750_n12631426_10208609531701303_6122050187300611211_n12642669_10208609547501698_6006189410456125951_n12645009_10208609581742554_5555513270411478462_n11996_10208609510740779_7080725550986194976_n12573775_10208609575382395_6892977520894741312_n12592728_10208609574102363_4783876380166112587_n12513517_10208609474979885_6384967866815615826_o1929814_10208609518980985_2525193192957402044_n

Nuestro Cardenal Juan Luis Cipriani, Presidio la apertura de la Puerta Jubilar de la Misericordia en la parroquia Ntra. Sra de Fátima, el día de ayer 24 de enero, a las 12.30m. Estuvo acompañado del Arzobispo de Huancayo Pedro Barreto, del P. Párroco Carlos Cardó Franco y sus vicarios . La comunidad congregada en atrio del templo los esperaba para tan gran acontecimiento rezando el Santo Rosario.

En su homilía nuestro Pastor señalo que la gran enfermedad de este tiempo es la Soledad y se va extendiendo cada día más,  porque el Pecado nos aísla ,…la gran respuesta es lograr que la familia sea el centro de la misericordia, y preguntarnos ¿qué puedo hacer yo en mi familia?, puedo sonreír más, puedo ser más amables,puedo  escuchar más…¿Yo, que puedo hacer?, para que el ambiente de la familia sea un lugar donde podamos ser más agradecidos, más alegres, más serviciales.

Imploro al Señor que derrame su Misericordia sobre las familias. Que la Misericordia de Dios reine primero  bajo nuestro techo. Misericordia en la familia como fruto de la Misericordia de Dios en tú corazón.

También nos recordó a los mártires de la fe en ABITINIA del año 304 , norte de África, donde las autoridades romanas empezaron a apresar a las familias y el   juez solo pedía “no vayan a Misa el domingo” , pero estos hermanos nuestros respondieron “NO PODEMOS VIVIR SIN LA MISA DEL DOMINGO” y fueron condenados a muerte, ¡mártires de la  fe!.

Como no pedirle al Señor de la Misericordia que dejemos de lado la comodidad, la pereza,…esas pequeñas flojeras que tanto nos llevan a alejarnos de ese día central de nuestra fe, donde se renueva el Misterio Pascual, donde Jesús vuelve a entregar su cuerpo, su alma. En que Jesús vuelve a acercarse a cada uno para perdonarlo, para llenarlo de alegría,para invitarlo a esa felicidad eterna.

Sean dado cuenta que el Papa Francisco de manera constante nos esta repitiendo “TODOS SOMOS PECADORES” ,”TODOS SOMOS PECADORES” , en lugar de repetirlo al interior “soy pecador”  porque necesito Señor tu misericordia y el perdón. No somos un grupo de perfectos contra los pecadores, SOMOS LOS PECADORES.                                                                                                                                                              No somos llamados a la redención hecha a mi manera. Tu Jesús el rostro de la Misericordia, tú solo tú me conoces, me quieres , me perdonas. Y para todo esto, en este amor , en esta conversión, también Jesús me dice Yo quiero actuar y tú llévame, no me guardes como una especie de santuario en tu  propia alma. Llévame en esas obras de misericordia corporales: dar de comer al hambriento, dar de beber al sediento, vestir al desnudo, acoger al forastero, asistir  al enfermo, visitar a los presos, y enterrar a los muertos…

Dios que esta en tu alma quiere salir en las obras de misericordia espirituales para dar buen consejo al que lo necesita, enseñar al que no sabe, corregir al que está en error, consolar al triste, perdonar las ofensas, soportar con paciencia a las personas molesta y orar por los vivos y difuntos…

Hermanos, si nos ponemos a pensar el indice de mortalidad, todos vamos a morir cien por ciento, el indice de inmortalidad cien por ciento , todos estamos llamados a la eternidad, todos vamos a vivir para siempre  y la pregunta seria ¿donde? ¿Escogemos esa felicidad eterna?. Por eso en este año de la eternidad , en esa maravillosa acción profética el Papa Francisco viendo el mundo , viendo nuestros pecados el Papa imploro al Señor MISERICORDIA,…

Por esa puerta vamos a entrar pero también vamos a salir a realizar obras de Misericordia….

Que esa puerta que es Cristo entre a los corazones, madre María, Virgen de Fátima, guíanos, que más podemos hacer en estos tiempos, acogenos, escúchanos, llénanos de esperanza y alegría.

Una de las tantas cosas que he aprendido del Papa, oren por mi .