ADVIENTO: PREPARACIÓN PARA LA NAVIDAD. 

[fbshare]

ADVIENTO PARA WEB - copia  ¡VIENE EL HIJO DE DIOS!

Imagina que te llega una carta diciendo que en cuatro semanas, llegará a tu casa a hospedarse el Hijo de Dios. ¡Qué honor! ¿Cómo a mi casa? ¿Qué haría yo? Por supuesto no me quedaría sentado y dejaría pasar el tiempo para preparar el recibimiento. Manos a la obra:

1) Hay que hacer una buena limpieza de la casa.

2) Hay que recoger el tiradero, el desorden, poner orden en casa.

3) Hay que adornar, pintar, poner flores, que se vea más bonita la casa.

4) Hay que preparar con alegría el recibimiento.

Ocuparé cada una de estas semanas, en las 4 tareas para preparar mi casa: limpiar, ordenar, adornar, y alegrar.

1)TIEMPO DE LIMPIAR

PRIMER DOMINGO¿Me atrevería a recibir al Hijo de Dios, en una casa llena de suciedad? Imposible. De igual manera, Jesús no podría hospedarse en mi alma, si esta está llena de pecado.
– La mejor manera de preparar mi alma es hacer una buena CONFESIÓN, pidiendo de corazón a Dios perdón por haberle ofendido.
– Veré que con el alma limpia estaré mucho mejor dispuesto para seguir con los preparativos

 

 

2) TIEMPO DE ORDENAR

– Es muy fácil volver a ensuciar la casa, si el tiradero, y el desorden no se quitan. De igual modo, será fácil volver a ensuciar mi alma, si no ordeno mis ideas, mis creencias, mis prioridades.
– Poner prioridades significa pensar qué es lo más importante en mi vida: “Amarás a Dios con todo tu corazón, con toda ADVIENTO 2tu alma, con todas tus fuerzas, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
– Me sorprenderé al reflexionar en cuántas cosas invierto mi tiempo, mi esfuerzo, mi vida, y cuán poco tiempo invierto en cultivar mi oración, los sacramentos, las virtudes, el amor, las obras de caridad, el perdón…
Muchas veces, me preocupo más por las cosas, que por las personas.

ORDENARÉ MIS AMORES

 

3) TIEMPO DE ADORNAR

TERCERO– Una vez limpia y ordenada la casa, ahora sí se puede adornar. ¿Cómo adorno mi alma para recibir al Hijo de Dios dignamente?
– El alma se embellece con las virtudes. Cultivando las acciones buenas y las actitudes buenas, por ejemplo siendo sencillo, sirviendo o haciendo favores a los demás…
– Esta tercera semana trataré de llenar mi alma de muchas obras buenas. Además, al finalizar la semana reflexionaré cuán feliz me hizo el ser bueno y a cuántas personas di también felicidad. ¿No valdría la pena seguir así aunque acabe el Adviento?

4) TIEMPO DE ALEGRÍA

CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO– ¡Todo preparado en la casa! Ahora es tiempo de pensar en EL INVITADO. El invitado es nada más y nada menos que Jesucristo, el Hijo de Dios.
– La más grande prueba de que Dios nos ama infinitamente es haber mandado a su Hijo Jesús al mundo para salvarnos. He de reflexionar que, gracias a su venida es que yo podré un día ir al cielo.
– El Adviento es entonces y sobretodo un tiempo de alegría profunda.
– Si te fijas, todos los que participaron de cerca en el nacimiento de Jesús: San José, la Virgen María, los pastores, los reyes magos, todos estaban alegres.
– Mi alegría no debe depender de las cosas de la tierra. La verdadera alegría cristiana, esa que trae una paz y serenidad que nadie puede quitar, sólo la tiene aquel hombre que logra escapar de sí mismo, cuando ama a los demás y hace la voluntad de Dios.
– Este Adviento trataré de vivir esta alegría, con una sonrisa, una palabra cordial, un pequeño elogio. Esa es una de las grandes misiones del cristiano: llevar alegría a un mundo que está triste porque se va alejando de Dios