generaciones - copia

[fbshare]

Hermanos y hermanas: Cada vez se va reconociendo más que no sólo se heredan los rasgos físicos, sino que también hay que incluir los rasgos psicológicos. ¿Cuántas veces oímos que el mal genio o la cabezonería son un rasgo familiar?. Por ejemplo, si yo estoy siempre enfadado, mi padre también, y mi abuelo también, ese defecto comenzaría en algún momento. Igualmente la ira, es un origen de desamor no sanado.

En esta jornada de formación te ayudaremos  a que descubras que es lo que impide a tu familia ser realmente feliz

 Del Padre John Hampsch C.M.F en su libro Sanando tu árbol genealógico, te transcribo las siguientes citas:

Las frecuentes bendiciones en el Antiguo Testamento sobre las familias que reverencian a Dios se hacen patentes con signos externos tales como riqueza, categoría social e incluso salud. Pero son mucho más importantes las cosas internas relacionadas con la familia, como la lealtad a Dios y a su ley

Así pues cuando una familia procura vivir junta con amor desinteresado, venerando a Dios juntos en alabanza, acción de gracia y confianza, sus miembros estarán contentos y en armonía.

Si por el contrario son negligentes o desobedientes en este terreno, ellos experimentarán el juicio de Dios de forma negativa por la presencia de luchas domésticas, infidelidad, discrepancias maritales, matrimonios rotos,discusiones, adicciones, conflictos con la familia política etc.

Las siguientes generaciones pueden sufrir plenamente el juicio de Dios sobre las acciones del colectivo de una generación anterior Si las siguientes generaciones eligen por voluntad propia repetir esos patrones de sus padres o antepasados, ellos asumen la responsabilidad no sólo individual sino colectivamente de lo que se había hecho anteriormente.

Al desobedecer o rechazar a Dios, no solo se remiten a un hecho personal sino que lo transforman en un fenómeno transgeneracionalIncluso un miembro de una familia puede ser el instrumento de Dios en la salvación de todos los demás en ese árbol genealógico o en familia.

Dios ofreció salvar toda la ciudad de Sodoma si se encontraba en ella diez hombres justos (Génesis 18.32)

Noé fue instrumento de salvación para su familia (Génesis 7,1)”

Esta es una gran oportunidad para formarnos y ser instrumentos de salvación de nuestras familias.

 

Nota:El Padre Hampsch es miembro oficial de la Asociación de Comunicación de la Arquidiócesis de Los Ángeles, consultor psicológico de la National Broadcasting Company, miembro de la Asociación de Terapeutas cristianos, y ex presidente de la Asociación Católica de Filosofía.