Año de la Vida Consagrada 

[fbshare]

“Signo Vivo de la Presencia de Cristo Resucitado en el mundo”

 Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos líbranos Señor

Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 Oración por el Año de la Vida Consagrada

 Jesús, Buen Pastor, que has querido guiar a tu pueblo

mediante el ministerio de los sacerdotes:

¡gracias por este regalo para tu Iglesia y para el mundo!

Te pedimos por quienes has llamado a ser tus ministros:

 cuídalos y concédeles el ser fieles. Que sepan estar en medio y delante de tu pueblo, siguiendo tus huellas e irradiando

tus mismos sentimientos.

Te rogamos por quienes se están preparando para servir

 como pastores: que sean disponibles y generosos para dejarse moldear según tu corazón.

Te pedimos por los jóvenes a quienes también hoy llamas: que sepan escucharte y tengan el coraje de responderte, que no sean indiferentes a tu mirada tierna y comprometedora, que te descubran como el verdadero Tesoro y estén dispuestos a dar la vida “hasta el extremo”.

Jesús que sientes compasión al ver la multitud que está como ovejas sin pastor, suscita, en nuestra Iglesia, una nueva

primavera de vocaciones. Te pedimos que envíes: Sacerdotes

según tu corazón que nos alimenten con el Pan de Tu Palabra y en la mesa de Tu Cuerpo y de Tu Sangre; Consagrados que, por su santidad, sean testigos de Tu Reino; Laicos que, en medio del mundo, den testimonio de ti con su vida y su palabra.

 Buen Pastor, fortalece a los que elegiste; y ayúdalos a crecer en el amor y santidad para que respondan plenamente a tu llamada. María, Madre de las vocaciones, ruega por nosotros. Amén.

 

Oración de Preparación

Cuaresma LimeñaSeñor de los Milagros, a ti venimos:

Porque ¡Sólo Tú, tienes palabras de vida eterna! (ver Jn 6, 68).

Porque ¡Sólo Tú, eres el único salvador del mundo ayer, hoy, y siempre! (Heb 13, 8)

Señor, ayúdanos a responder con generosidad al llamado del Papa Benedicto XVI de tener una fe adulta y madura, profundamente arraigada en la amistad contigo, en quien la verdad y el amor se identifican, para así «realizar la verdad en la caridad».

Señor de los Milagros a ti venimos confiados en tu gran misericordia. Te suplicamos,  humildemente,  nos concedas  muchas bendiciones y realices maravillas en nuestras vidas y en la de nuestras familias.

(Se lee la meditación correspondiente al día)

 SEGUNDO DÍA: Oremos Por Todos Los Obispos De Nuestra Iglesia Católica

     “Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, estando cerradas, por miedo a los judíos, las puertas del lugar donde se encontraban los discípulos, se presentó Jesús en medio de ellos y les dijo: «La paz con vosotros». Dicho esto, les mostró las manos y el costado. Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: «La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío». Dicho esto, sopló sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos». (Jn. 20, 19-23)

b96b975b-42eb-48f4-9303-bd8917a8fbe3     Como nos recuerda la Constitución Lumen Gentium,  La Iglesia es una, santa católica y apostólica porque Cristo así la fundó: Los obispos, como sucesores de los Apóstoles, reciben del Señor, al que se le ha dado todo poder en el cielo y en la tierra, la misión de enseñar a todos los pueblos y de predicar el Evangelio a todo el mundo para que todos los hombres, por la fe, el Bautismo y el cumplimiento de los mandamientos, consigan la salvación. Para realizar esta misión, Cristo el Señor prometió a los Apóstoles el Espíritu Santo, y lo envió desde el cielo el día de Pentecostés, para que con su poder fueran sus testigos ante las naciones, los pueblos y los reyes hasta los extremos de la tierra.

     Por el sacramento del Orden, el obispo ha recibido el sacerdocio ministerial en su plenitud, forma parte del Colegio episcopal y, al recibir la misión en comunión con el Papa, queda constituido pastor de la Iglesia particular. En esa Iglesia, siempre en comunión con el Papa, el obispo tiene potestad plena, inmediata y ordinaria, en la triple función de enseñar, santificar y gobernar (LG 21-27). La acción del Espíritu Santo en la ordenación episcopal “ha hecho de los obispos los verdaderos y auténticos maestros de la fe, pontífices y pastores”. (1 Pe 2, 25)

Señor de los Milagros,  en tus manos ponemos a todos tus Obispos, para que llenos de tu Espíritu Santo, sepan interpretar los signos de los tiempos actuales y guíen al rebaño, a ellos encomendado, hacía pastos verdes y aguas de vida.  Amén.

 

ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE LA NUBE

 Santa Virgen de la Nube, nosotros reconocemos que eres Madre de Dios y Madre de la Iglesia.

Tú nos cuidas desde el cielo y con amor de Madre nos repites sin cansarte:

“HAGAN LO QUE JESÚS LES DIGA” (Jn. 2, 5)

Hoy venimos a ti para que intercedas por nosotros.

Especialmente queremos pedir la gracia de amar a

Dios sobre todas las cosas, cumplir sus mandamientos

por amor y ayudarnos unos a otros como hermanos.

También te pedimos que nos ayudes a conocer nuestra fe para que seamos valientes y la compartamos con los demás.

Jesús quiere que todos los hombres sean sus discípulos y nosotros queremos ayudarle a evangelizar con nuestra palabra y con nuestra vida, para que Dios

reine en el mundo.

Bendícenos, Madre Nuestra, y ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

 PETICIÓN:

Pedir la gracia que queremos alcanzar en la novena

Padrenuestro , Ave María y Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo (TRES VECES)