[fbshare]

La necesidad fundamental :                                                                                                                                                       imagenes de rosas de amorAmar y ser amado, pone san Agustín como condición para que todo hombre y toda mujer puedan ser felices. La palabra amor es una de las acepciones más usadas en el lenguaje humano: en la conversación diaria, en los poemas, en las canciones…pero hay muchas diferencias de significado al usarla, así, no es lo mismo hablar del amor de una madre, que hablar del  amor al dinero.

En el diccionario la primera acepción, de las muchas que tiene, dice: Sentimiento interno en el ser humano que partiendo de su propia indigencia, necesita y busca el encuentro y la unión con otro ser. No me complace esta definición, pareciéndome demasiado materializada, por no decir animalizada. Tampoco me complace que es un sentimiento…El amor es mucho más, sí es cierto que  es una tendencia, pero abarca toda una persona con la otra, porque implica todo el ser: alma y cuerpo. Supera cualquier aspecto material o psicológico para entrar en las profundidades del ser. Por eso, exige permanencia; nada de quita y pon.  

En el mundo actual   es difícil comprender esta realidad del amor, porque para la mayoría es algo que puede cambiar, aunque sea hablando del amor de pareja y hasta del matrimonio. Tengamos en cuenta que para la sociedad actual – que llaman post-moderna – el amor es un producto más de la sociedad, en la que todo es relativo. No aceptan compromisos a largo plazo.  Esta relatividad no la entiendo, no me imagino a un novio diciéndole a su pareja al pie del altar – seguramente que más de uno lo piensa mientras dice otras palabras: me uno contigo en matrimonio mientras vayan bien las cosas; te seré fiel mientras no encuentre otra que me guste más…etc.

Un amor integrador

Insisto en la integración total de alma y cuerpo. Esa unión que profesamos en nuestra fe: Creo en la resurrección de la carne y en la vida eterna. No puedo amar a un alma sin cuerpo y a un cuerpo sin alma. A ti te amo totalmente, querido lector, querida lectora, no por pedazos o por lo que me conviene. En el amor hemos sido engendrados, como escuchaba hace unos días a un poeta de cuyo nombre no me acuerdo, pero sí de lo que dijo por radio: No olvides que al iniciar tu vida,  /  hubo una unión en ti /de sangre y carne en el amor.

Necesitamos trascender para que el amor tenga su verdadero sentido, porque de Dios viene y a Dios nos lleva. – Toda vivencia del amor de pareja, de amistad, etc., debe centrarse en Dios -. Dios es amor (1Jn 4,8) y  nosotros amamos porque él nos amó primero, lo cual es un don y una tarea:   Si Dios nos ha amado de esta manera también nosotros debemos amarnos uno a otros (1Jn 4,11).

Lecturas bíblicas

  • Génesis 2, 18-24: Abandonará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer y serán los dos un sola carne.  
  • Salmo 127, 1-6: Los mandatos del Señor, alegran el corazón.
  • Hebreos 2, 9-1: …para llevar una multitud de hijos a la Iglesia…
  • Marcos 10,2-16: Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre.

El matrimonio

Nunca se ha hablado tanto y escrito como en estos tiempos sobre el matrimonio y la familia. ¿Por qué? En los cambios y transformaciones en la sociedad en el siglo pasado la comprensión sobre qué es el matrimonio y la función de la familia en la sociedad ha cambiado enormemente, no soy quién para decir si para mejor o para peor. Ahí está el cambio y la respuesta cristiana que nosotros estamos obligados, como discípulos y creyentes en Cristo, a dar respuesta. Porque, además, debemos ser misericordiosos con los que sufren la separación de pareja, con los hijos que sufren esa separación, con los casados católico y que se han separado y se han unido a otro (a)… Tampoco vale consejitos fáciles, pues cuando un árbol está todo infectado, no vale curar las ramas; hay que curar desde la raíz.

La raíz principal que hay que curar es la del sexo. A un niño se le enseña todo sobre él y si no él mismo consigue en internet hasta más de lo que buscaba. ¿Saben algo sobre la relación sexo-amor? ¿Cómo viven los padres y educadores el amor para que lo enseñen?

El matrimonio es santo

Adán exclama lleno de júbilo al ver a Eva: ¡Esta sí que es huesos de mis huesos y carne de mi carne!  Un júbilo parecido sienten los jóvenes al sentir amor para la pareja que conocen y que, como se dice vulgarmente, le ha hecho tilín el corazón. No han descubierto todavía que esa atracción tiene que crear en ellos y mutuamente el sentido de fidelidad y lealtad. Como leemos hermosamente en el libro de Tobías: Tú creaste a Adán y le diste a Eva, su mujer, como ayuda y apoyo. De ellos nació la estirpe humana. Tú dijiste: “No es bueno que el hombre esté solo”: hágamele una ayuda semejante a él. Al casarme ahora con esta mujer, no lo hago por impuro deseo, sino con la mejor intención, ten misericordia de nosotros y haz que lleguemos juntos a la vejez (8, 6-7). El amor tiene que formar un nosotros, romper el yo y el tú. Es una tarea muy grande y creemos que necesitamos comprenderlo y vivirlo desde Dios y con Dios.

Fundamento del matrimonio

  • Tener muy en cuenta que es comunión – unión común – de almas y cuerpos. Exige comunidad de bienes, sentimientos, unión íntima de cuerpos y crear ideales comunes para vivir. Por eso, Jesús condena como adulterio hasta desear otro (a). Esposo y esposa son un solo cuerpo, que no se puede maltratar. De ahí el consejo que san Pablo da a los maridos y que debe ser igual para las mujeres: no maltratéis vuestro propio cuerpo.
  • Vivir el matrimonio: para el creyente hay que vivirlo contando siempre con Dios providente. Amo a la pareja por muchas cosas, pero sobre todo en Dios y por Dios.

Amor

  • ¿Por qué amo? ¿Para qué amo?

Buen Dios, dame más amor para amar más

P.José Jiménez de Jubera Rubio