36541Grande eres, Señor, y laudable sobremanera; grande tu poder, y tu sabiduría no tiene número. ¿Y pretende alabarte el hombre, pequeña parte de tu creación, y precisamente el hombre, que, revestido de su mortalidad, lleva consigo el testimonio de su pecado y el testimonio de que resistes a los soberbios? Con todo, quiere alabarte el hombre, pequeña parte de tu creación. Tú mismo le excitas a ello, haciendo que se deleite en alabarte, porque nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti.

Con estas palabras, San Agustín se dirige a Dios en sus Confesiones, y en estas palabras está la síntesis de toda su vida.

Conoce el testimonio de San Agustín, Santa Mónica y de San Ezequiel Moreno, personas con un corazón inquieto como el tuyo.

agosto 1Agosto 2Agosto 3agosto 4

[fbshare]