18404303508_de8ca0aea2         

[fbshare]

                                                                                                                                    

  • Ezequiel 17, 22-24: Yo soy el Señor que humilla los árboles altos y ensalza a los árboles humildes.
  • Salmo 91,2-3.13-16: Es bueno dar gracias al Señor.
  • 2 Corintios 5, 6-10: Caminamos sin verlo, guiados por la fe.
  • Marcos 4, 26-34: La semilla germina y va creciendo.

¿Por qué no se extiende más rápido el reino de Dios en el mundo?

Es una pregunta que siempre he llevado y sigo llevando sobre mis hombros. Porque vemos en el libro de los Hechos cómo los apóstoles parecen que van a conquistar el mundo… Y, ¿ahora? Grandes territorios del norte de África conocieron comunidades cristianas muy florecientes, en las que pastoreó san Agustín, así como en territorios del Asia occidental. Han permanecido en esa parte de Asia minorías que han soportado muchas vejaciones de algunos gobernantes musulmanes y que ahora van yendo a otros países, como sucede en Israel y Palestina.

¿Qué decir de los países que se han llamado “cristianos”?  Pues cada día que pasa aumenta el llamado “laicismo” (en el sentido literal está bien, pues es que el hombre es responsable de construir un mundo mejor), pero a veces lo toman como anti-iglesia católica (como generalmente sucede en España) y en otros países es un anticipo o ejercicio de una ateísmo práctico.

También me pregunto, ¿serán muchos los que quieren creer de verdad? Y, ¿a qué les  compromete su fe? Quizás por ahí habrá que buscar el porqué no hay frutos…

Con las lecturas bíblicas

Jesús explica  el misterio del Reino: se trata de algo minúsculo, como el grano de mostaza (Marcos) o el árbol humillado (Ezequiel). El crecimiento es obra de Dios, que sucede de noche, sin que sepamos cómo.

Solamente desde la fe podemos creer en que la Iglesia, fundada para todos los siglos por Cristo Jesús, sea, como el grano de mostaza, que llega a hacerse árbol que es cobijo para las aves, como lo es la Iglesia para los seguidores de Jesús. Por ese camino de la de la fe,  nos pide san pablo que lo hagamos  guiados por la fe.

Como comentario hermoso de este domingo, copio de la agenda bíblica de Editorial Verbo Divino:

Jesús nos anima a trabajar con realismo, con paciencia y confianza. Es necesario que sus discípulos se fíen en cómo trabaja Él, porque el proyecto de Dios en el ser humano no puede sembrarse de cualquier manera. Nuestra tarea es la de ser sembradores humildes, sin vivir pendientes de resultados, del éxito o la eficacia – muy presentes en tantos sistemas actuales de calidad empresarial  y educativa-. Una misión que únicamente puede llevarse a cabo con fe, pues depende del sembrador, con la fuerza salvadora que el Reino lleva dentro. Seguimos necesitando descubrir caminos nuevos de humildad  y la confianza de Jesús, volviendo a lo esencial.

María, Madre de la nueva evangelización, que, aun anunciando a otros el Evangelio de tu Hijo, no quedemos excluidos del Reino.

¿Qué y cómo oramos hoy?

  • Pedimos al señor que nos dé fuerzas para que lo que Él ha sembrado en nosotros fructifique no según nuestra voluntad, sino la de Él.
  • Nos disponemos a que Dios penetre aún más de lo que está en nuestro corazón haciendo un silencio, no solo externo, sino fundamentalmente ¿Cómo dejo crecer en mí el Reino?
  • Agradecernos a Dios en medio de ese silencio interior tantos bienes recibidos día a día. Es de bien nacidos ser agradecidos, dice un dicho bien conocido, pues nosotros nacemos de Dios, vivimos por Él y hacia Él vamos.

Sobre los cristianos perseguidos, especialmente en Asia. Del editorial de la revista “Vida Nueva”, del 23 de mayo: Urge dar a conocer esta realidad, sensibilizar a nuestros vecinos sobre un drama que recuerda lo peor del pasado siglo. Y urge presionar a los políticos para que no permanezcan indiferentes, pero no por el hecho de que se trate de cristianos, sino porque son seres humanos  a los que se trata de aniquilar con total impunidad, y mientras miramos para otro lado.