La belleza de los niños es la belleza de la pureza de espíritu y su vestir debe reflejarlo.